Evangelio del día
Sexta semana del T.O. - Inicio de la Cuaresma - Año Par

Del día 14 al 20 de Febrero de 2010

Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza.

Introducción a la semana

Es una semana partida. Lunes, y martes pertenecen al tiempo ordinario. Con  el miércoles –de Ceniza- empieza la cuaresma. Los dos primeros días escucharemos la lectura continua del tiempo ordinario. Los otros días la liturgia ofrece textos escogidos para cada día. Se empieza la Cuaresma. Y empieza con símbolos fuertes, la ceniza, y con textos exigentes de la Palabra de Dios, que nos piden ser auténticos, echar fuera la simulación, la hipocresía, el querer aparentar. La expresión de esto último es el carnaval, el tiempo de disfraces, se simula lo que no se es y se disimula lo que se es. Momento de exhibición de la apariencia. Terminado el carnaval, la cuaresma quiere ir a lo hondo, donde está la verdad. Es necesaria una continua conversión a esa verdad. Verdad que vemos a la luz del misterio Pascual. Es tiempo de seriedad, no se puede “echar en saco roto la gracia de Dios”. Y la Cuaresma es “un tiempo de gracia”. No se trata de ayunos, Isaías y lecturas evangélicas de esta semana exigen reconsiderar el ayuno. Sí de oración, de escucha de la Palabra de Dios, que nos viene por Jesús y… de seguirle. Es necesario, pues, no perder el tiempo: tratar de vivir la Cuaresma desde el principio, día a día. Siempre con hondura. Dando sentido a lo que escuchamos, rezamos, celebramos.
No podemos pasar la semana sin alusión al beato Angélico, el patrono de los artistas, el que hizo brillar lo espiritual sus pinceles.

Fray Juan José de León Lastra

Fray Juan José de León Lastra
Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Días de la semana