dominicos.org utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de la experiencia del usuario durante la navegación. Si decide continuar, entendemos que presta su consentimiento para su utilización por parte del Sitio Web. Más información en Política de Cookies.         Entendido

Predicación

Seguid siendo prudentes, pero no sólo con la prudencia de la carne, sino con la del Espíritu. Y si lo hacemos, sin dejar de ser personas honradas y prudentes, permitiremos que el Espíritu nos vaya llevando por los derroteros del Reino hasta que nos impregne con sus dones

Fray Hermelindo Fernández Rodríguez
La Virgen del Camino