Jue
10
Dic
2009

Evangelio del día

Segunda Semana de Adviento

Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista.

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías 41,13-20:

Yo, el Señor, tu Dios, te agarro de la diestra y te digo: «No temas, yo mismo te auxilio.» No temas, gusanito de Jacob, oruga de Israel, yo mismo te auxilio –oráculo del Señor–. Tu redentor es el Santo de Israel. Mira, te convierto en trillo aguzado, nuevo, dentado: trillarás los montes y los triturarás; harás paja de las colinas; los aventarás, y el viento los arrebatará, el vendaval los dispersará; y tú te alegrarás con el Señor, te gloriarás del Santo de Israel. Los pobres y los indigentes buscan agua, y no la hay; su lengua está reseca de sed. Yo, el Señor, les responderé; yo, el Dios de Israel, no los abandonaré. Alumbraré ríos en cumbres peladas; en medio de las vaguadas, manantiales; transformaré el desierto en estanque y el yermo en fuentes de agua; pondré en el desierto cedros, y acacias, y mirtos, y olivos; plantaré en la estepa cipreses, y olmos y alerces, juntos. Para que vean y conozcan, reflexionen y aprendan de una vez, que la mano del Señor lo ha hecho, que el Santo de Israel lo ha creado.

Salmo

Sal 144,1.9.10-11.12-13ab R/. El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad

Te ensalzaré, Dios mío, mi rey;
bendeciré tu nombre por siempre jamás.
El Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas. R/.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que té bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas; R/.

explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 11,11-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él. Desde los días de Juan, el Bautista, hasta ahora se hace violencia contra el reino de Dios, y gente violenta quiere arrebatárselo. Los profetas y la Ley han profetizado hasta que vino Juan; él es Elías, el que tenía que venir, con tal que queráis admitirlo. El que tenga oídos que escuche.»

Reflexión del Evangelio de hoy

  • “No temas  yo te ayudo y tu te alegrarás con el Señor”

El reino del norte de Israel, había sucumbido ante los reyes de Asiria.

En Judá reinaba  Ezequias, el cual, siente la amenaza del rey Asur que ha envíado a Senaquerib contra Judá; Ezequias tiene miedo, pero el profeta Isaías  le invita a confíiar en el Señor que siempre ayuda a los pobres, con estas tiernas palabras:”No temas, gusanito de Jacob, Yo soy el Señor tu Dios…y te digo: No temas, yo mismo te auxilio, yo , el Dios de Israel, no os abandonaré”

Ezequias acepta el mensaje, pone su  confianza en el Señor y  Senaquerib es vencido.

Dios siempre es fiel a su Palabra, lo que dice lo hace, también a nosotros  nos invita a poner nuestra confianza  siempre en El, aun en las mayores dificultades.

¿Cómo  confiamos en El en  cuando los problemas nos  abruman?

  • “El Más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él”

Jesús aprecia a Juan, lo coloca en primer lugar, “El más grande entre los hijos de los hombres”.

Juan es un hombre libre, valiente, firme y recto, no se arredra ante la dificultad, se atreve a reprochar al mismísimo Herodes, como hombre, nadie más grande que Juan; sin embargo, Jesús, que dice esto de Juan, añade a continuación: “el más pequeño en el Reino de Dios, es más grande que él.

Nosotros no podemos compararnos con Juan, somos mucho más pequeños que el Bautista, pero, con Jesús ha llegado el Reino, si estamos unidos a Él pertenecemos a su reino y esto nos  hace grandes.

¿Cómo agradecemos este don?, ¿estamos abiertos a él y  vivimos  el mensaje de Jesús?; ¿somos capaces de ser mensajeros de su Reino?