Evangelio del día
Quinta Semana de Pascua

Del día 10 al 16 de Mayo de 2009

Yo soy la vid, y vosotros los sarmientos.

Introducción a la semana

Continúan las primeras lecturas ofreciendo la misión de Pablo. Pero de nuevo surge la discusión que provocan cristianos de Judea, fariseos y, como tales, fieles a la tradición judía, que no entienden el seguimiento de Jesús si no es a través de someterse a esa tradición y a normas precisas exclusivas del judaísmo. Pablo surge confirmado de la discusión,  e inicia de nuevo su misión. Misión que supera dificultades, pero se siente recompensada con la unión de más fieles a la causa de Cristo. San Juan sigue siendo el evangelista de las lecturas evangélicas. Recogen éstas la conversación de Jesús con sus discípulos en la Última Cena. La necesidad de estar unidos a él, como el sarmiento a la cepa, de creer en él y de amarse  entre ellos, resume su testamento. La proximidad de la muerte que aletea en el ambiente no debe impedir que encuentren la alegría de saber que va al Padre: es alegría de él, que les comunica para que también sea de ellos. Y lo sea en plenitud, apunta Jesús. En la semana, además de celebrar la fiesta de san Matías Apóstol, en no pocos lugares se celebra a Nuestra Señora de Fátima, y al entrañable san Isidro Labrador.

Fray Juan José de León Lastra

Fray Juan José de León Lastra
Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Días de la semana