Sun
7
Jun
2009

Homilía Domingo de la Santísima Trinidad

Año litúrgico 2008 - 2009 - (Ciclo B)

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo

Introducción

Comenzamos los domingos, que se llaman del tiempo ordinario con algo tan extraordinario como es celebrar la Santísima Trinidad. Es el misterio inicio y fin de todo: La Trinidad creó, la Trinidad recreó por medio de Cristo, la Trinidad hace efectiva en cada uno esa recreación del ser humano por medio del Espíritu Santo. Toda nuestra historia se desarrolla bajo la mirada de ese Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Bien está que, terminado el tiempo de la celebración de los misterios fundamentales de la fe, el tiempo de Pascua, fundamentemos nuestra historia en su origen, miremos hacia su horizonte que es Dios y tratemos de que en ese camino un Dios-comunidad nos ayude a caminar hacia Él.