Beato Jordán de Sajonia

Beato Jordán de Sajonia O.P. nació en Dassel , 1176 (Alemania) y muere en la costa de Siria en 1237. Dominico y teólogo alemán, sucesor de Santo Domingo de Guzmán como Maestro General de la Orden de Predicadores.

En 1219 conoce en París a Santo Domingo de Guzmán, a quien gusta oír predicar y con el cual se entrevistó en dos oportunidades. Su encuentro con santo Domingo ocurrió en 1219, cuando el santo patriarca venía de España y se detuvo en París para visitar a los frailes del convento de Saint-Jacques, fundado después de la dispersión de 1217. Cuando Domingo llegó a París Jordán andaba aún buscando su camino y, como él mismo cuenta, se preguntaba con frecuencia ante Dios cuál sería el mejor medio para salvar su alma. La Providencia se sirvió de este paso de Domingo por París para abrirle horizontes nuevos por lo que se refiere a su vocación.

La predicación de Reinaldo de Órleans le dio el último impulso para ingresar a la Orden de Predicadores. En 1220 participa en el primer capítulo general de la Orden, celebrado en Bolonia donde se le encomienda la enseñanza de la Sagrada Escritura a los frailes de París.

Posteriormente le confían el gobierno de la provincia dominicana de Lombardía, y habiendo muerto Santo Domingo de Guzmán, es elegido Maestro de la Orden en el Pentecostés de 1222, cuando sólo contaba con 32 años de edad. En abril de 1222 Jordán volvió a París para el Capítulo General en el que fue elegido para suceder a santo Domingo al frente de la Orden. Era la primera vez que se procedía a la elección de un Maestro de la Orden. Desde esta elección su vida se convirtió en una incesante peregrinación por Europa. Las leyendas medievales dicen de Jordán haber fundado 240 comunidades de frailes y recibido en la orden a unos mil novicios, entre los cuales se cuenta a Alberto Magno, Humberto de Romans y Hugo de San Caro.

Después del Capítulo Generalísimo de 1236, Jordán se despidió de los frailes de Saint-Jacques y se embarcó en las costas italianas para viajar a Tierra Santa con el fin de visitar las numerosas casas que la Orden tenía ya en esta región: los conventos de Nazaret, Belén, Damasco, Tolemaida y Jerusalén. A la vuelta de este viaje, cuando se dirigía a Nápoles para visitar las numerosas escuelas de la Orden que estaban surgiendo en esta ciudad, el barco fue asaltado por una furiosa tempestad, se hundió en las costas de Siria, frente a Tolemaida. Jordán pereció en este naufragio junto con sus dos acompañantes. Era el 13 de febrero de 1237.


Fue venerado como santo sin ser canonizado y el papa León XII confirmó su culto el 10 de mayo de 1826.

 Para conocer otros aspectos de su vida: