Mar
8
May
2012

Evangelio del día

Quinta Semana de Pascua

Si me amarais, os alegraríais, pues me voy al Padre

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 14, 19-28

En aquellos días, llegaron unos judíos de Antioquía y de Iconio y se ganaron a la gente; apedrearon a Pablo y lo arrastraron fuera de la ciudad, dejándolo por muerto. Entonces lo rodearon los discípulos; él se levantó y volvió a la ciudad.

Al día siguiente, salió con Bernabé para Derbe; después de predicar el Evangelio en aquella ciudad y de ganar bastantes discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquia, animando a los discípulos y exhortándolos a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar mucho para entrar en el reino de Dios.

En cada Iglesia designaban presbíteros, oraban, ayunaban y los encomendaban al Señor, en quien habían creído. Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia. Predicaron en Perge, bajaron a Atalía y allí se embarcaron para Antioquia, de donde los habían enviado, con la gracia de Dios, a la misión que acababan de cumplir. Al llegar, reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe. Se quedaron allí bastante tiempo con los discípulos.

Salmo

Sal 144, 10-11. 12-13ab, 21 R. Que tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu reinado

Que todas tus criaturas te den gracias,
Señor, que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R.

Explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad. R.

Pronuncie mi boca la alabanza del Señor,
todo viviente bendiga su santo nombre por siempre jamás. R.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 27-31a

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: "Me voy y vuelvo a vuestro lado." Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo.
Ya no hablaré mucho con vosotros, pues se acerca el Príncipe del mundo; no es que él tenga poder sobre mi, pero es necesario que el mundo comprenda que yo amo al Padre, y que lo que el Padre me manda yo lo hago. Levantaos, vámonos de aquí.»

Reflexión del Evangelio de hoy

  • “Hay que pasar mucho para entrar en el reino de los cielos”

La expansión del Evangelio ha tenido siempre grandes dificultades, pero nunca han faltado en la Iglesia apóstoles y misioneros que, sin temor, han anunciado a los pueblos la Buena Noticia.

En la lectura de hoy vemos como los judaizantes alborotan al pueblo, el cual termina apedreando a Pablo dejándolo medio muerto. Esto no amedrenta al Apóstol, se repone y viaja con Bernabé para seguir anunciando a Cristo. Allí donde predicaban animaban a los fieles a permanecer firmes en la fe, orando, ayunando y designando presbíteros para que les ayudaran a profundizar en el conocimiento de las verdades recibidas. Al llegar a Antioquia, de donde habían sido enviados, compartieron con alegría cómo habían abierto a los gentiles las puertas de la fe.

La Iglesia es, en esencia, misionera como Pablo y Bernabé, y nosotros también tenemos que ser misioneros, con nuestra oración y nuestra palabra para que, quien no conoce a Cristo o se ha alejado de El, se acerque y viva la fidelidad de la fe.

  • “Si me amarais, os alegraríais, pues me voy al Padre”

Quien ama de verdad se alegra del bien de la persona amada, por eso Jesús dice: Si me amarais os alegraríais de que voy al Padre. Se va, pero nos deja su paz; paz íntima, imperturbable, en el fondo del alma, paz compatible con la persecución, paz basada en el amor compartido con Cristo y los hermanos, fruto de la fe en Él, que nos amó hasta dar la vida, fe de la que brota la esperanza y el optimismo, aun en medio de las dificultades de cada día.

Jesús anuncia su vuelta al Padre, a la vez que promete su presencia entre nosotros. Va al Padre, a quien ama y por eso, porque le ama, hace cuanto Él le manda. Si nosotros amamos a Cristo, haremos también lo que nos manda, cumpliremos su mandato: “Amaos los unos a los otros como yo os he amado en esto conocerá el mundo que sois mis discípulos, en el amor que os tengáis unos a otros”. Sólo el amor verdadero es capaz de crear la verdadera fraternidad y de superar todas las dificultades.

  • Patrocinio de la Virgen sobre la Orden

Desde los inicios de la Orden, la Virgen fue una gran ayuda en su fundación, por ello la Familia Dominicana celebra, reconoce y confiesa su especial protección. Como afirma el M.O. Humberto de Romans: “Ella es la Madre especial de esta Orden, fundada para alabar, bendecir y predicar a su Hijo” Que Ella continúe protegiéndonos para que sigamos siendo mensajeros fieles del Evangelio.