Mar
15
May
2012

Evangelio del día

Sexta Semana de Pascua

Cree en el Señor Jesús y te salvarás tú y tu familia

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 16, 22-34

En aquellos días, la plebe de Filipos se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados dieron orden de que los desnudaran y los apalearan; después de molerlos a palos, los metieron en la cárcel, encargando al carcelero que los vigilara bien; según la orden recibida, los metió en la mazmorra y les sujetó los pies en el cepo. A eso de media noche, Pablo y Silas oraban cantando himnos a Dios. Los otros presos escuchaban. De repente, vino una sacudida tan violenta que temblaron los cimientos de la cárcel. Las puertas se abrieron de golpe, y a todos se les soltaron las cadenas. El carcelero se despertó y, al ver las puertas de la cárcel de par en par, sacó la espada para suicidarse, imaginando que los presos se habían fugado. Pablo lo llamó a gritos: - «No te hagas nada, que estamos todos aquí.» El carcelero pidió una lámpara, saltó dentro, y se echó temblando a los pies de Pablo y Silas; los sacó y les preguntó: - «Señores, ¿qué tengo que hacer para salvarme?» Le contestaron: - «Cree en el Señor Jesús y te salvarás tú y tu familia.» Y le explicaron la palabra del Señor, a él y a todos los de su casa. El carcelero se los llevó a aquellas horas de la noche, les lavó las heridas, y se bautizó en seguida con todos los suyos, los subió a su casa, les preparó la mesa, y celebraron una fiesta de familia por haber creído en Dios.

Salmo

Sal 137, 1-2a. 2bc y 3. 7c-8 R. Señor, tu derecha me salva

Te doy gracias, Señor, de todo corazón;
delante de los ángeles tañeré para ti,
me postraré hacia tu santuario. R.

Daré gracias a tu nombre
por tu misericordia y tu lealtad.
Cuando te invoqué, me escuchaste,
acreciste el valor en mi alma. R.

Tu derecha me salva.
El Señor completará sus favores conmigo:
Señor, tu misericordia es eterna,
no abandones la obra de tus manos. R

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Juan 16, 5-11

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: - «Ahora me voy al que me envió, y ninguno de vosotros me pregunta: "¿Adónde vas?" Sino que, por haberos dicho esto, la tristeza os ha llenado el corazón. Sin embargo, lo que os digo es la verdad: os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Defensor. En cambio, si me voy, os lo enviaré. Y cuando venga, dejará convicto al mundo con la prueba de un pecado, de una justicia, de una condena. De un pecado, porque no creen en mí; de una justicia, porque me voy al Padre, y no me veréis; de una condena, porque el Príncipe de este mundo está condenado.»

Reflexión del Evangelio de hoy

  • “Cree en el Señor Jesús y te salvarás tú y tu familia”

Una vez más encontramos a Pablo y Silas en medio de la persecución por anunciar el Evangelio. En esta ocasión no son los judaizantes los que actúan contra ellos, es el pueblo de Filipos que, pocos días antes, los quiso adorar como si fueran dioses. Los magistrados dan orden de apalearlos y meterlos en la cárcel bien vigilados. A pesar de los ultrajes, Pablo y Silas oran y cantan a Dios. El sufrimiento es duro, pero su amor a Cristo, su fe en Él, mantiene su esperanza y les da fuerza y alegría.

Dios escucha su oración por medio de un fenómeno de la naturaleza, un temblor de tierra, y viene en su ayuda. Fieles al anuncio de hacer el bien, evitan que su guardián se haga daño, le avisan que ningún preso se ha escapado. Ante esta actitud, el carcelero, admirado, da crédito a aquellos hombres y pregunta qué tiene que hacer para salvarse. Después de curarlos y de escucharlos, se convierte y bautiza con toda su familia. El Papa Pablo VI en la Evangelii Nuntiandi recuerda que nuestra sociedad necesita testigos; así lo hicieron estos apóstoles, dieron testimonio con su comportamiento de la fe que proclamaban y el mundo creyó en Cristo.

Aprendamos a ser verdaderos testigos para que nuestra sociedad crea en Cristo.

  • “Os conviene que yo me vaya…si no me voy no vendrá a vosotros el Espíritu Santo”

Hay situaciones de sufrimiento en la vida, que no comprendemos, pero una vez que han pasado decimos: menos mal que fue así; es que la providencia de Dios está siempre en vela.
Esto es lo que les sucedió a los apóstoles al escuchar de labios de Jesús que se va, no lo pueden entender ¿cómo les va a dejar solos ?, ¿qué podrán hacer sin Él?, pero Jesús insiste: «es necesario que yo me vaya para que el Espíritu Santo, el defensor, llegue a vosotros, os llene de fortaleza. Y vayáis por el mundo proclamando el amor del Padre manifestado en su Hijo, ambos os enviarán su Espíritu». Es el Espíritu el que da fuerza a su Iglesia para que siga anunciando el amor del Padre, del Hijo y del mismo Espíritu Santo.

Así se cumple el plan de Dios que envía a su Hijo para salvar al mundo, pero al no ser aceptado, no creen en Él y se realiza la justicia del Padre glorificándolo y condenando a Satanás, príncipe de este mundo. Jesús en la Cruz vence a la muerte y al pecado, siendo glorificado y ensalzado sobre toda la creación.