Mar
2
May
2017

Evangelio del día

Tercera Semana de Pascua

¿Qué signo?... El pan de vida”, el amor

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 7, 51 — 8, 1a

En aquellos días, dijo Esteban al pueblo y a los ancianos y escribas:
«¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo, lo mismo que vuestros padres. ¿Hubo un profeta que vuestros padres no persiguieran? Ellos mataron a los que anunciaban la venida del Justo, y ahora vosotros lo habéis traicionado y asesinado; recibisteis la ley por mediación de ángeles y no la habéis observado».
Oyendo sus palabras se recomían en sus corazones y rechinaban los dientes de rabia. Esteban, lleno de Espíritu Santo, fijando la mirada en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios, y dijo:
«Veo los cielos abiertos y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios».
Dando un grito estentóreo, se taparon los oídos; y, como un solo hombre, se abalanzaron sobre él, lo empujaron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo. Los testigos dejaron sus capas a los pies de un joven llamado Saulo y se pusieron a apedrear a Esteban, que repetía esta invocación:
«Señor Jesús, recibe mi espíritu».
Luego, cayendo de rodillas y clamando con voz potente, dijo:
«Señor, no les tengas en cuenta este pecado».
Y, con estas palabras, murió.
Saulo aprobaba su ejecución.

Salmo

Sal 30. 3cd-4. 6 y 7b y 8a. 17 y 21ab R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu

Sé la roca de mi refugio,
un baluarte donde me salve,
tú que eres mi roca y mi baluarte;
por tu nombre dirígeme y guíame. R/.

A tus manos encomiendo mi espíritu:
tú, el Dios leal, me librarás.
Yo confío en el Señor.
Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría. R/.

Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
sálvame por tu misericordia.
En el asilo de tu presencia los escondes
de las conjuras humanas. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Juan 6, 30-35

En aquel tiempo, el gentío dijo a Jesús:
«¿Y qué signo haces tú, para que veamos y creamos en ti? ¿Cuál es tu obra? Nuestros padres comieron el maná en
el desierto, como está escrito: “Pan del cielo les dio a comer”». Jesús les replicó:
«En verdad, en verdad os digo: no fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo».
Entonces le dijeron:
«Señor, danos siempre de este pan».
Jesús les contestó:
«Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí no tendrá sed jamás».

Reflexión del Evangelio de hoy

¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos!

A lo largo de la historia que mantiene Dios con los hombres, hay dos situaciones que siempre se repiten. La primera es el rechazo de algunos hombres a Dios y a sus indicaciones. Es lo que san Esteban deja claro en sus duras palabras “al pueblo, a los ancianos y a los escribas”: “¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! Siempre resistís al Espíritu Santo, lo mismo que vuestros padres. ¿Hubo un profeta que vuestros padres no persiguieran?”. Aquí tocamos el misterio de la persona humana, que gracias a su libertad es capaz de rechazar a su Dios, pensando, de manera equivocada, que Dios no busca su bien, su felicidad. Igualmente Jesús, en la misma línea, llegó a decir a un grupo de judíos: “no queréis venir a mí para tener vida”. Tragedia humana la de poder dar la espalda a Dios, a Jesús, los que nos sirven en bandeja lo que más anhela nuestro corazón: esperanza, luz, gozo, amor, sentido, orientación.

La segunda, muchos hombres de Dios, amigos de Dios, si se les pone en la disyuntiva de perder la vida o de perder a Dios, de no confesar a Jesús como su Maestro y Señor, prefieren perder la vida, antes que perder a Jesús, su auténtica vida, el que les resucitará después de su muerte, después de su particular viernes santo a una vida de total felicidad y para toda una eternidad. Muchos de esos cristianos, como San Esteban, siguiendo el ejemplo de Jesús, pedirán perdón para sus verdugos.

“¿Qué signo?... El pan de vida”, el amor

“La gente” pide a Jesús un signo para que puedan creer en él. Le recuerdan que sus padres, los guiados por Moisés a través del desierto en la salida de Egipto, recibieron el signo del maná con el que Dios les alimentó. Jesús dice que tiene un signo mucho más importante, el pan de vida que es él mismo. Este pan especial nos da la prueba definitiva para que creamos en él, pues es la expresión de su entrega a favor de todos nosotros. Su pan, que es amor, que es entrega, es el mejor signo que nos ofrece Jesús para que creamos en él. Un amor, una entrega que Jesús tuvo sumo cuidado en dejárnoslo claro, hasta fue capaz de ponerse de rodillas delante de los apóstoles, delante de nosotros, para lavarnos los pies, y se hizo pan para recordarnos en cada eucaristía lo mucho que nos quiere. “Esto es mi cuerpo entregado por vosotros”. El mejor signo… el amor.