Lun
17
Dic
2018

Evangelio del día

Tercera semana de Adviento

...hasta José, el esposo de María, de la cual nació Jesús

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis 49, 1-2. 8-10

En aquellos días, Jacob llamó a sus hijos y les dijo:
«Reuníos, que os voy a contar lo que os va a suceder en el futuro; agrupaos y escuchadme, hijos de Jacob, oíd a vuestro padre Israel:
A ti, Judá, te alabarán tus hermanos,
pondrás la mano sobre la cerviz de tus enemigos,
se postrarán ante ti los hijos de tu padre.
Judá es un león agazapado,
has vuelto de hacer presa, hijo mío;
se agacha y se tumba como león
o como leona, ¿quién se atreve a desafiarlo?
No se apartará de Judá el cetro,
ni el bastón de mando de entre sus rodillas,
hasta que venga aquel a quien está reservado,
y le rindan homenaje los pueblos».

Salmo

Sal 71, 1-2. 3-4ab. 7-8. 17 R/. En sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente

Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud. R/.

Que los montes traigan paz,
y los collados justicia;
defienda a los humildes del pueblo,
socorra a los hijos del pobre. R/.

En sus días florezca la justicia
y la paz hasta que falte la luna;
domine de mar a mar,
del Gran Río al confín de la tierra. R/.

Que su nombre sea eterno,
y su fama dure como el sol;
él sea la bendición de todos los pueblos,
y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 1, 1-17

Libro del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.
Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés engendró a Esrón, Esrón engendró a Aran, Aran engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rajab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.
David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón engendró a Roboán, Roboán engendró a Abías, Abías engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Jorán, Jorán engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatán, Joatán engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amós, Amós engendró a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.
Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliaquín, Eliaquín engendró a Azor, Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquín, Aquín engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo, catorce.

Reflexión del Evangelio de hoy

No se apartará de Judá el reino

Es un texto que recoge el oráculo de Jacob sobre la tribu de Judá; ésta destacará por su independencia y vigor sobre las demás. Tal presagio se visualizará en tiempo de los reyes David y Salomón, miembros de esta tribu, cuya fuerza es comparada a la de un león a quien nadie se atreve a hostigar. Se habla también de un retoño a quien propios y extraños homenajearán; y su reino será inequívocamente pacífico porque en él la abundancia y la paz serán monedas de uso corriente. Jacob asegura a Judá la hegemonía hasta que venga aquel a quien pertenece el imperio, el reconocido así por todos los pueblos. Este texto dio pronto a una lectura mesiánica, con vocación de futuro: aparecerá el que ha de venir, el que dará todo el brillo a la tribu de Judá, es decir, el Mesías. Puede que el texto se refiera en concreto al rey David, tipo del venidero Rey Mesías. El evangelio de Mateo, al indicar la genealogía de Jesús, dice que el Salvador procede de Jacob, a través de Judá.

…hasta José, esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo

Peculiar página con la que san Mateo abre su evangelio. Nos quiere trasladar un mensaje alentador y positivo: Jesús de Nazaret es la novedad que nos viene de Dios y, a su vez, es también el remate de un proceso histórico inserto en su totalidad en la historia del pueblo elegido (genealogía hasta José, de la dinastía de David, el esposo de María). Es el prólogo original de un evangelio que nos dice que Jesús es acogido por los justos, pero también perseguido por su propio pueblo desde el inicio. Y Jesús tiene un origen humano vinculado a su pueblo y, lo que es más importante, a la historia de la humanidad. En la genealogía tenemos mujeres no israelitas, hombres criminales y pecadores, variados ejemplares de una humanidad herida que en, en el nacido de María, recobrarán dignidad y esperanza; porque es una historia de Salvación, aunque tenga caminos desconcertantes, relato de un humanidad que, también hoy, camina hacia la plenitud de Cristo Jesús. 

Esperaré a que crezca el árbol
y me dé sombra.
Pero abonaré la espera
con mis hojas secas.

(B. González Buelta)