Evangelio del día
Trigésimo cuarta semana del Tiempo Ordinario - Año Impar

Del día 20 al 26 de Noviembre de 2011

Cristo tiene que reinar

Introducción a la semana

Terminamos el año litúrgico leyendo algunos fragmentos del libro de Daniel. Se sitúa en la misma época que los de Macabeos, hacia mediados del siglo II antes de Cristo y proyecta su mirada hacia el futuro. La primera parte son relatos que utilizan referencias del tiempo que siguió al destierro en Babilonia (casi cuatro siglos antes), para subrayar la iniciativa de Dios, siempre vigente a favor de su pueblo. Aquí se sigue hablando de fidelidad a las tradiciones judías, cuya observancia atrae la atención de Dios, que obra prodigios en medio del ambiente pagano. Su intervención, a través de Daniel y sus compañeros, augura el fin de esos reinos idólatras y opresores, alguno de cuyos reyes termina reconociendo incluso al Dios de Israel, admirado por el comportamiento ejemplar de aquellos creyentes insobornables.

La segunda parte del libro describe una serie de visiones apocalípticas del profeta que anuncian también el declive de los reinos de la tierra, después de haber ejercido un dominio tiránico sobre ella. Ante el tribunal de Dios, serán desposeídos de su poder y sólo prevalecerán los que le son fieles, el “pueblo de los santos del Altísimo”, que “será un reino eterno”. Es una mirada penetrante al horizonte mesiánico futuro, que hallará su cumplimiento en el reino predicado e inaugurado por Jesucristo, el cual, a su vez, sólo se consumará en la escatología, es decir, al final de la historia presente.

De ese final habla también Jesús, con tres referencias distintas: la destrucción del templo de Jerusalén, por no haber aceptado la nueva alianza que él viene a establecer; la persecución que sufrirán los que le sigan; y el fin de los tiempos, evocado, en cierto modo, en esos dos acontecimientos precedentes: será el encuentro definitivo con el Señor, para el que hay que prepararse cada día con la vigilancia y la oración.

La fiesta de la Presentación de la Virgen, de origen oriental, está basada en un relato de los evangelios apócrifos (=no canónicos) que habla de la dedicación de María, desde muy pequeña, al servicio de Dios.- Santa Cecilia, patrona de la música sacra, es una mártir del siglo III, venerada en la Iglesia desde el siglo VI como ejemplo eminente de mujer cristiana y cuyo nombre figura en la Plegaria eucarística primera.

Fray Emilio  García Álvarez

Fray Emilio García Álvarez
Convento de Santo Tomás de Aquino (Sevilla)

Días de la semana