Evangelio del día
Cuarta Semana del Tiempo Ordinario - Año Par

Del día 31 de Enero al 6 de Febrero de 2010

En una palabra: quedan la fe, la esperanza, el amor: estas tres. La más grande es el amor.

Introducción a la semana

La semana tiene como día más señalado el día 2, martes, día de la fiesta de la Presentación del Niño Jesús en el tiempo. Es la fiesta que nos recuerda el tiempo de Navidad. Pasada esa fiesta, se “olvida” la Navidad para entrar más de lleno en el tiempo “ordinario”. Es día para celebrar y agradecer la vida religiosa. Los santos mártires Blas y Águeda, pertenecen a los santos que han merecido una devoción especial del pueblo fiel. En la Orden se celebra el jueves la memoria de santa Catalina de Ricci. En fin, el sábado se recuerda a otros mártires de Oriente.
La primera lectura, cuando se proclama la continua, relatará los últimos momentos del  reinado y de la vida de David, el panegírico que de él hace el Eclesiástico, y los primeros años – gloriosos- de su hijo y sucesor Salomón.

Los textos evangélicos del evangelio de San Marcos presentan prodigios de curación de endemoniados; el rechazo de sus paisanos nazarenos, que dicen conocerle lo suficiente para no aceptar ni su autoridad ni su poder taumatúrgico; la primera misión de los discípulos, la pregunta sobre quién es Jesús respecto a Juan Bautista –se relata su ejecución- ; en fin la escena cariñosa de Jesús retirándose con los suyos a descansar juntos. Descanso que no logra ante el reclamo de la gente que “le da lástima a Jesús”

Fray Juan José de León Lastra

Fray Juan José de León Lastra
Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Días de la semana