Evangelio del día
Quinta Semana de Pascua

Del día 2 al 8 de Mayo de 2010

Amaos unos a otros

Introducción a la semana

La semana empieza con la fiesta de los apóstoles Felipe y Santiago. Fiesta con lecturas propias. También en esta semana celebraremos la memoria obligatoria de san Vicente Ferrer, el ilustre predicador dominico. Pero, a no ser donde se celebre como fiesta, se usará la lectura continua. Termina la Semana con una fiesta –memoria obligatoria- que se celebra en la Orden de Predicadores, el Patrocinio de María sobre la Orden. Excepto el lunes, será la lectura continua la que nos ofrece la liturgia. La lectura primera nos presenta la obra misionera de Pablo, interrumpida por la presencia en Jerusalén, donde se debatía con fuerza si los cristianos tenían que someterse a las prácticas judías. Fariseos convertidos al cristianismo lo exigían. Pablo y Bernabé con el apoyo de Pedro lograron que se eximiera a los cristianos de esas obligaciones más bien rituales…

El evangelio recoge el amplio discurso de despedida de Jesús que el evangelista Juan sitúa en la Última cena. Un discurso, hondo, lleno de matices, en el que sobresale el “mandato único” del del amor fraterno. Ese discurso considerado a la luz de la Pascua le otorga un relieve mayor, una consideración más serena, un recorrido mayor –si se puede hablar así-, al no insistir tanto en el momento de fuertes emociones en que se pronuncia, ante la inminencia de la despedida.
 

Fray Juan José de León Lastra

Fray Juan José de León Lastra
Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Días de la semana