Evangelio del día
Trigésima semana del Tiempo Ordinario - Año Impar

Del día 23 al 29 de Octubre de 2011

Amarás al projimo como a ti mismo

Introducción a la semana

En el capítulo octavo de su carta a los Romanos habla san Pablo del E/espíritu más que en ningún otro lugar de sus escritos. Y dice cosas como estas: ya no somos esclavos, sino que hemos recibido un espíritu de hijos; y la creación entera participa con nosotros del don de la libertad que como hijos de Dios nos corresponde; además, gracias al Espíritu, podemos también dirigirnos a Dios con infinita confianza, llamándole “¡Papá!”, como Jesús. Al final del capítulo suena un himno entusiasta: no hay poder en el mundo ni fuera de él capaz de apartarnos del amor de ese Dios, Padre nuestro, que se nos ha manifestado en Cristo Jesús.

Comienza después una queja angustiada por sus hermanos judíos, que, al haberse alejado de Dios, han sido marginados por él en provecho de los gentiles; el Espíritu es también quien inspira a Pablo el deseo de ser él mismo proscrito por el bien de su pueblo. Pero, en un segundo momento, asegura que Dios no se arrepiente nunca de sus dones y que, después de volcarse con los gentiles, acogerá de nuevo a Israel.

En su caminar hacia Jerusalén, la meta trágica de su vida, Jesús va suscitando sorpresas e incomprensión con sus gestos y enseñanzas. Cura a una mujer en sábado, y después a otro enfermo también en ese día (porque el sábado es día de hacer el bien, la mejor manera de honrar a Dios); compara el reino al vigor de la pequeña semilla de mostaza y a la fuerza transformadora de la levadura en la masa; anima a entrar en él “por la puerta estrecha”, sin preocuparse de cuántos van a caber dentro; invita a ponerse al final en un convite, sin ánimo de destacar; y llora por Jerusalén, siempre cruel con los profetas.

San Antonio Mª Claret, fundador de los Misioneros del Corazón de María (claretianos), fue un esforzado servidor de la Palabra tanto oral como escrita, obrando multitud de conversiones a través de ese activo ministerio.- La Iglesia celebra también en estos días a los apóstoles Simón y Judas Tadeo, martirizados juntos. Aquél fue muy celoso de la Ley, antes de serlo por el reino; a éste se le atribuye una de las cartas del Nuevo Testamento y goza del favor de cierta religiosidad popular.

Fray Emilio García Álvarez

Fray Emilio García Álvarez
Convento de Santo Tomás de Aquino (Sevilla)

Días de la semana