Sun
8
Nov
2015

Homilía XXXII Domingo del tiempo ordinario

Año litúrgico 2014 - 2015 - (Ciclo B)

Esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie

Introducción

La relación con Dios nunca es una relación que se mida y se compute, no se cuenta y se contabiliza, es algo que se “pesa” en la calidad de la entrega de cada uno, y en la que la generosidad con los otros es la medida para calibrar la relación con Dios. No es lo mucho o lo poco que se dé, lo mucho o lo poco que se haga, lo mucho o lo poco que se entregue uno… es hacerlo todo desde el sentido de la entrega sin guardarse nada para uno mismo, sin dobleces ni egoísmos escondidos… sin vanidades ni falsas autoimágenes, sin miedos ni escondites ocultos, dar todo lo que uno es, todo lo que uno tiene, mucho o poco, pero lo que uno es… en la verdad, no en la pose, la imagen y la fama: la generosidad sólo será real, cuando se hace sin que se note…