Sun
8
Nov
2009

Homilía Trigésimo segundo Domingo del Tiempo Ordinario

Año litúrgico 2008 - 2009 - (Ciclo B)

Esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque ha echado todo lo que tenía para vivir

Introducción

Nuestro mundo está influenciado por la cultura del espectáculo. Nos dejamos impresionar por obras de gran envergadura e impacto, y a menudo no tenemos ojos para lo pequeño, lo que no llama la atención. En el evangelio de hoy Jesús nos muestra que tiene ojos para lo pequeño. De este modo nos enseña a contar con lo que aparentemente no tiene importancia.