Vie
4
Jun
2010
¿Cómo dicen que el Mesías es Hijo de David?.

Primera lectura

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo 3,10-17

Querido hermano: Tú seguiste paso a paso mi doctrina y mi conducta, mis planes, fe y paciencia, mi amor fraterno y mi aguante en las persecuciones y sufrimientos, como aquellos que me ocurrieron en Antioquía, Iconio y Listra. ¡Qué persecuciones padecí! Pero de todas me libró el Señor. Por otra parte, todo el que se proponga vivir piadosamente en Cristo Jesús será perseguido. En cambio, esos perversos embaucadores irán de mal en peor, extraviando a los demás y extraviándose ellos mismos.
Pero tú permanece en lo que has aprendido y se te ha confiado, sabiendo de quién lo aprendiste y que desde niño conoces la sagrada Escritura; ella puede darte la sabiduría que, por la fe en Cristo Jesús, conduce a la salvación. Toda Escritura inspirada por Dios es también útil para enseñar, para reprender, para corregir, para educar en la virtud; así el hombre de Dios estará perfectamente equipado para toda obra buena.

Salmo

Salmo 118 Mucha paz tienen los que aman tus leyes, Señor.

Muchos son los enemigos que me persiguen,
pero yo no me aparto de tus preceptos. R/.

El compendio de tu palabra es la verdad,
y tus justos juicios son eternos. R/.

Los nobles me perseguían sin motivo,
pero mi corazón respetaba tus palabras. R/.

Mucha paz tienen los que aman tus leyes,
y nada los hace tropezar. R/.

Aguardo tu salvación, Señor,
y cumplo tus mandatos. R/.

Guardo tus decretos,
y tú tienes presentes mis caminos. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Marcos 12,35-37

En aquel tiempo, mientras enseñaba en el templo, Jesús preguntó: «¿Cómo dicen los escribas que el Mesías es hijo de David? El mismo David, inspirado por el Espíritu Santo, dice: "Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, y haré de tus enemigos estrado de tus pies." Si el mismo David lo llama Señor, ¿cómo puede ser hijo suyo?» La gente, que era mucha, disfrutaba escuchándolo.

Reflexión del Evangelio de hoy

  •  “El que se proponga vivir como cristiano será perseguido”

En la primera lectura vemos la profunda amistad que existe entre Pablo y Timoteo que compartían no solo la doctrina sino también su conducta conforme a la verdad recibida en la Sagrada Escritura.

Compartían los planes, la fe en Cristo Jesús, la paciencia y el aguante en las persecuciones y en los sufrimientos...

Todos tenemos experiencia en soportar lo que sea para conseguir lo que nos interesa. Para Pablo su meta es Cristo y exhorta a Timoteo a permanecer en lo que ha aprendido desde niño. La Sagrada Escritura nos da la sabiduría que conduce a la salvación. Para enseñar, corregir o educar en la virtud necesitamos el equipaje de la verdad inspirada por Dios. El amor que pongamos en nuestras obras será lo que permanecerá.

  • “¿Cómo dicen que el Mesías es Hijo de David?”

Jesús enseña al pueblo partiendo de las Escrituras y la gente disfrutaba escuchándolo porque enseñaba con autoridad, porque les mostraba un nuevo tipo de realeza que no buscaba ser servido ni honores humanos, sino acercar a todos la ternura de Dios. Si queremos llevar el mensaje de salvación a los demás, nuestro estilo de vida será el mejor testimonio de la presencia de Dios vivo y actuante en nosotros a favor de los más desfavorecidos.

Él, aunque se dejaba llamar hijo de David, sabía que era mayor que el rey David y que en la mentalidad judía era inconcebible que un padre de familia llamase Señor a un hijo suyo. Y así, contraponiendo argumentos expresaba de forma sencilla uno de los mayores misterios, que celebramos el día de la Ascensión del Señor al cielo: “siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies”. Ahora sabemos que por el poder de su muerte y resurrección todo pensamiento, sentimiento o acción lo que nos aparte del amor de Dios se puede ir rindiendo a los pies del Señor. Sentándose a la derecha del Padre la vida nueva que Jesús consiguió es también nuestra vida.

  •  “Muchos son los enemigos que me persiguen, pero yo no me aparto de tus preceptos” San Pedro de Verona

Celebramos hoy al protomártir dominico San Pedro de Verona. Él experimentó la persecución cristiana desde niño, pues procedía de padres maniqueos y con solo 15 años entró en la orden de Predicadores. ¡Qué persecuciones padeció para llevar el mensaje de la salvación! Pero se mantuvo fiel al mensaje de Cristo y murió a espada de los herejes escribiendo con su propia sangre las palabras del credo, cuando ya no lo podía recitar.

Y después de poner a todos sus enemigos debajo de los pies de Jesús, el Señor le concedió que uno de sus asesinos ingresara en la Orden de Predicadores. Así actúa Dios, cuyo Reino no es de este mundo.