Vie
22
Feb
2013

Evangelio del día

Primera Semana de Cuaresma

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.

Primera lectura

Primera Lectura: I Pedro 5,1-4

Queridos hermanos: A los presbíteros en esa comunidad, yo, presbítero como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe de la gloria que va a manifestarse, os exhorto: Sed pastores del rebaño de Dios que tenéis a vuestro cargo, gobernándolo no a la fuerza, sino de buena gana, como Dios quiere; no por sórdida ganancia, sino con generosidad; no como déspotas sobre la heredad de Dios, sino convirtiéndoos en modelos del rebaño. Y cuando aparezca el supremo Pastor, recibiréis la corona de gloria que no se marchita.

Salmo

Sal 22,1-3.4.5.6 R/. El Señor es mi pastor, nada me falta

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara, mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre. R/.

Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R/.

Tu bondad y tu misericordia
me acompañan todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 16,13-19

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»
Ellos contestaron: «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.»
Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»
Jesús le respondió: «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.»

Reflexión del Evangelio de hoy

  • Nuestro corazón es igual que el de Pedro, que pecó, que negó a su Maestro, pero que también supo confiar en Él; amarle hasta las últimas consecuencias.

Celebramos el primer fundamento de nuestra Iglesia, de la Iglesia de Jesucristo. La Iglesia que se mantiene en el tiempo, a pesar de las contrariedades y las dificultades a las que el mundo y sus propios miembros la sometemos.

Celebrar en este día la Cátedra de San Pedro es celebrar de nuevo la debilidad de cada uno de sus miembros y la fuerza de Dios que hace cosas grandes con lo más débil de la tierra.

Pedro en su carta, hace unas recomendaciones muy útiles no solo a los presbíteros, sino a todo el pueblo de Dios. Él que hasta después de la Pascua, tenía un conocimiento incierto del mesianismo propuesto por Jesús, ahora ya como líder confirmado por el mismo Mesías conoce cuales son los peligros que radican en el corazón de los hombres y que nos pueden alejar del cumplimiento de la voluntad de Dios y de su servicio. Los indicados en su carta son muy actuales en nuestro mundo, donde todos los gobernantes, los mandatarios políticos, empresarios o religiosos buscan más el propio beneficio que el común (gobernado no a la fuerza, sino de buena gana; no por sórdida ganancia, sino con generosidad; no como déspotas…, sino como modelos).

Contemplar el Evangelio de hoy, es contemplar la historia de cada uno de nosotros, de cada hombre que a lo largo de la historia ha ardido de deseo por seguir a Jesús, el Maestro. Parece que un cierto ideal de la persona consiste en desenvolverse en la vida guiado por su propio criterio, sin otro punto de referencia que el personal, pero aquí radica uno de los milagros de la obediencia al Amado. En el mayor momento de deslealtad, de abandono, Pedro es capaz de reconocer el poder Jesús dando testimonio con sus palabras de su fe “Tu eres el Mesías, el Hijo de Dios. ¿A quién vamos acudir? Tú tienes palabras de vida eterna”. La persona de Jesús será para Pedro siempre merecedora de toda confianza, teniendo su criterio para él una autoridad absoluta. Teniendo las palabras y deseos del Maestro mucha más fuerza que sus propios pensamientos.

Debemos de sentir en nuestro corazón las palabras de Jesús dirigidas a Pedro “Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y el poder del infierno no la derrotará”. La Iglesia no es algo institucional, frio y lejano, sino que por el contrario cada uno de nosotros somos iglesias, constructores de esa Iglesia, que es cada bautizado. Estas palabras nos deben alentar en nuestras dudas de fe, en nuestras dificultades personales y comunitarias a la hora de llevar la Fe a la vida. Dios en su Hijo, está siempre con nosotros, por muy débiles, frágiles que nos veamos ante la vida, o en el cumplimiento de la voluntad de Dios. Nuestro corazón es igual que el de Pedro, que pecó, que negó a su Maestro, pero que también supo confiar en Él; amarle hasta las últimas consecuencias y llevar a muchos hermanos a encontrarse con Jesús en la intimidad del corazón y la oración.