Evangelio del día
Vigésimo primera Semana del Tiempo Ordinario

Del día 23 al 29 de Agosto de 2009

¿También vosotros queréis marcharos?

Introducción a la semana

En esta semana la primera lectura de la lectura continua la ocupa la carta de Pablo a los Tesalonicenses. Quizás la primera carta escrita por él. Dos temas emergen en ella, la resurrección de Cristo y su última venida. Sobre esta venida oscila entre insistir en que se va a producir y en avisar de que no tiene por qué ser inmediata. Los textos evangélicos de los primeros días son increpaciones fuertes de Jesús a “letrados y fariseos  hipócritas”. Luego vendrán advertencias reiteradas a sus discípulos a estar vigilantes ante el momento que tener que dar cuenta Dios de la vida. Pero las lecturas propias de las fiestas de los santos sustituirán a la lectura continua varios días.

En esta semana nos encontramos con la fiesta de San Bartolomé apóstol con lecturas propias, la memoria obligatoria de santa Mónica, que también las tiene. La fiesta de san Agustín, que no sólo la familia agustina celebra con solemnidad, sino también la dominicana, pues  de él hemos tomado la Regla. Finaliza la semana con el martirio de Juan Bautista.  Episodio realmente triste, que manifiesta a lo que llega la frivolidad de un gobernante, en este caso Herodes. Bien está un recuerdo para santa Teresa de Jesús Jornet, patrona de la ancianidad: ¡qué bien supo descubrir a Jesús en los ancianos desamparados y cómo continúan sus hijas entregadas a esa misión!

Fray Juan José de León Lastra

Fray Juan José de León Lastra
Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Días de la semana