Evangelio del día
Tercera Semana de Pascua - Año Par

Del día 15 al 21 de Abril de 2018

Paz a vosotros

Introducción a la semana

El domingo que abre esta semana pascual viene llamándose ‘el de las apariciones’, pues en los tres ciclos la página evangélica nos muestra al Señor resucitado con los suyos, y en una comida compartida; no es de extrañar que las comunidades cristianas vean una alusión a la mesa abierta que es la eucaristía, ‘donde comemos y bebemos el pan y el vino de la vida’ como reza un himno de la Liturgia de las Horas.

Las lecturas de este tercer domingo pascual pivotan entre el valiente discurso de Pedro a la gente, aunque recortado en cuatro versículos, apretado resumen del contenido de la predicación apostólica, y un fragmento de la primera Carta de Juan donde pone en evidencia la contradicción entre afirmar que se conoce a Dios y no se guarda su Palabra. Buena oferta de ánimo para perder el miedo a vivir lo que decimos creer.

Las primeras lecturas de los tres días de la semana nos presentan a Esteban, mártir en el sentido más pleno de la expresión, que nos deja el admirable encargo de creer en el Dios que ha enviado a Cristo Jesús. En los restantes días, asistimos a episodios tan señeros como el de Felipe o el impresionante relato de la conversión de quien otrora se ensañaba con la Iglesia, Saulo de Tarso.

Los fragmentos evangélicos tienen el hilo conductor del profundo discurso del Pan de la Vida, que en el relato de Juan se apoya en la multiplicación de los panes y los peces. Ocasión para acoger en nuestro corazón a quien se nos da como alimento y mejor razón de vivir.

Archivo Evangelio del día

Días de la semana

Dom
15
Abr

III Domingo de Pascua Ciclo B

“Paz a vosotros”
Fr. Pedro Juan Alonso O.P.

Introducción Lecturas Comentario bíblico Pautas para la homilía Infantil

Aprender a ver todo lo positivo, tanto bien como hay a nuestro alrededor, tantas personas capaces de no pensar mal, capaces de hacer ante todo el bien, de descubrir la belleza que los rodea, son pruebas de las posibilidades que tenemos como hombres y mujeres para andar el camino de nuestra vida, resucitados

Lun
16
Abr

"¿Qué tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?"
Hna. Gotzone Mezo Aranzibia O.P.

Creer en Jesús, el trabajo de toda una vida, desaprender, soltar, abandonar el deseo de control, saberse y sentirse “obra de”, recibiéndolo todo, nunca dueños, iniciando cada día la fascinante aventura de aprender a poner la vida en sus manos

Mar
17
Abr

"Yo soy el pan de la vida"
Fr. Alexis González de León O.P.

La fe en Jesús es más poderosa que cualquier milagro o signo extraordinario que se espere. Pero la gente sigue exigiendo a Dios pruebas, obras. No comprenden que para creer en Jesús pasa por vivir, con él y para él

Mié
18
Abr

"Todo el que ve al Hijo y cree en Él tenga vida eterna"
D. José Vicente Vila Castellar, OP

Acercarnos a la Eucaristía movidos por el ánimo de perdón, de caridad, reconociendo nuestras limitaciones, pero con la confianza de que lo que nos ha prometido Jesús, se cumplirá, pues nos posibilita alcanzar la vida eterna si somos constantes en su seguimiento y lo facilitamos a los demás

Jue
19
Abr

Beato Isnardo de Chiampo

"Yo soy el pan de la vida"
Fray Manuel Santos Sánchez

En el evangelio de hoy nos dan la buena noticia de que el Hijo de Dios, Jesús, quiere ser para nosotros pan de vida, y se hace pan y alimento que nos da vida y el que lo coma no morirá, tendrá vida para siempre. “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre”

Vie
20
Abr

Santa Inés de Montepulciano

"El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna"
Fr. Jesús Duque O.P.

Jesús el Señor es el lugar de encuentro de Dios y el hombre, misterio de luz y amor que renovamos en la eucaristía; es como si el mismo Jesús se une a quienes lo reciben y celebran, renueva su habitar con cada uno de sus seguidores y los proyecta a la resurrección en el último día

Sáb
21
Abr

"Señor, ¿a quién vamos a acudir?"
MM. Dominicas

En su carne, hecha Eucaristía, encontramos la fuerza para no abandonarle y seguir adelante con la alegría de saber que seguimos a un Maestro Resucitado. Sólo así encontraremos la vida eterna vivida ya aquí, ya ahora