Mié
11
Abr
2018

Evangelio del día

Segunda Semana de Pascua

Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 5, 17-26

En aquellos días, el sumo sacerdote y los de su partido -la secta de los saduceos-, llenos de envidia, mandaron prender a los apóstoles y meterlos en la cárcel común. Pero, por la noche, el ángel del Señor les abrió las puertas de la celda y los sacó fuera, diciéndoles: - «ld al templo y explicadle allí al pueblo íntegramente este modo de vida.» Entonces ellos entraron en el templo al amanecer y se pusieron a enseñar. Llegó entre tanto el sumo sacerdote con los de su partido, convocaron el Sanedrín y el pleno de los ancianos israelitas, y mandaron por los presos a la cárcel. Fueron los guardias, pero no los encontraron en la celda, y volvieron a informar: - «Hemos encontrado la cárcel cerrada, con las barras echadas, y a los centinelas guardando las puertas; pero, al abrir, no encontramos a nadie dentro.» El comisario del templo y los sumos sacerdotes no atinaban a explicarse qué había pasado con los presos. Uno se presentó, avisando: - «Los hombres que metisteis en la cárcel están ahí en el templo y siguen enseñando al pueblo.» El comisario salió con los guardias y se los trajo, sin emplear la fuerza, por miedo a que el pueblo los apedrease.

Salmo

Sal 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9 R. Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha.

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren. R/.

Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor, y me respondió,
me libró de todas mis ansias. R/.

Contempladlo, y quedaréis radiantes,
vuestro rostro no se avergonzará.
Si el afligido invoca al Señor,
él lo escucha y lo salva de sus angustias. R/.

El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles
y los protege.
Gustad y ved qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 16-21

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.

Reflexión del Evangelio de hoy

Entraron en el Templo al amanecer y se pusieron a enseñar

Este relato de los Hechos nos presenta a los apóstoles presos, tras realizar signos y prodigios en el Templo en nombre de Jesús. Los saduceos tenían miedo… y envidia. Creían absurdamente que podían seguir acallando a Dios, utilizándolo a través de sus mediocridades. Y aparece entonces el Ángel del Señor, como en el Éxodo, liberando a los apóstoles de la esclavitud del silencio y la opresión. Como Jesús. Y como Él, como en la Resurrección, al amanecer vuelven al Templo. Dios les devuelve la libertad, pero no para que puedan escapar, sino para continuar la obra de Cristo.

Este episodio de los Hechos debe hacernos reflexionar sobre nuestra predicación de cada día, por los “signos” que comunicamos, si estos realmente hacen patente a Cristo vivo y Resucitado o, por el contrario, patentizan nuestros miedos y mediocridades.

El que realiza la Verdad se acerca a la Luz

Al leer este texto del Evangelio de San Juan, no puedo sino recordar la pregunta envenenada de Pilato a Jesús: ¿Qué es la Verdad? No son pocos los que, continuamente, nos siguen preguntando a los cristianos sobre esa Verdad que predicamos, que para los dominicos es lema carismático de nuestra vocación y misión.

En el fondo, todos, creyentes o no, buscamos esa Verdad que realmente nos haga libres, que nos ofrezca un sentido profundo por el que seguir viviendo. Para ello vino Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre por amor, pero le rechazamos, le ninguneamos. Preferimos las tinieblas de la mediocridad, de mis verdades, esas que sabemos que en el fondo nos esclavizan porque dependen exclusivamente de mis criterios circunstanciales, acomodaticios y nos llevan a la nada existencial.

La Verdad del cristiano es Jesús. Es su vida, muerte y resurrección nuestra referencia del Dios de la Verdad que salva desde el Amor, no desde el castigo o la condena. Por eso el juicio del que nos habla el texto será un Juicio de Amor. Y el Amor es siempre compasivo, paciente y da testimonio de la Verdad e invitando al sí de la Luz y a rechazar las tinieblas de las verdades del Pilato que hay en cada persona.

El santo de hoy, San Estanislao de Cracovia, obispo y mártir por proclamar la Verdad de Cristo frente a la mediocridad escandalosa de su rey, es todo un ejemplo para que seamos hombres de Luz sin miedo a proclamar la Verdad que es Cristo.

¿Cuáles son los “signos” que muestro en mi predicación?

¿Cuáles son las “verdades” de Pilato? ¿Son, a veces, las mías?

¿Qué criterios de Verdad deberíamos tener como Iglesia para mostrar a Cristo como Luz de Salvación?