Mié
25
Abr
2018

Evangelio del día

Cuarta Semana de Pascua

Proclamad el Evangelio a toda la creación

Primera lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 5, 5b-14

Queridos hermanos:
Revestíos todos de la humildad en el trato mutuo, porque Dios resiste a los soberbios, mas da su gracia a los humildes. Así pues, sed humildes bajo la poderosa mano de Dios, para que él, os ensalce en su momento. Descargad en él todo vuestro agobio, porque él cuida de vosotros.
Sed sobrios, velad. Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quién devorar. Resistidle, firmes en la fe, sabiendo que vuestra comunidad fraternal en el mundo entero está pasando por los mismos sufrimientos. Y el Dios de toda gracia que os ha llamado a su eterna gloria en Cristo Jesús, después de sufrir un poco, él mismo os restablecerá, os afianzará, os robustecerá y os consolidará. Suyo es el poder por los siglos. Amén.
Os he escrito brevemente por medio de Silvano, al que tengo por hermano fiel, para exhortaros y para daros testimonio de que esta es la verdadera gracia de Dios. Manteneos firmes en ella.
Os saluda la comunidad que en Babilonia comparte vuestra misma elección, y también Marcos, mi hijo. Saludaos unos a otros con el beso del amor.
Paz a todos vosotros, los que vivís en Cristo.

Salmo

Sal 88, 2-3. 6-7. 16-17 R/. Cantaré eternamente tus misericordias, Señor

Cantaré eternamente las misericordias del Señor,
anunciaré tu fidelidad por todas las edades.
Porque dije: «La misericordia es un edificio eterno»,
más que el cielo has afianzado tu fidelidad. R/.

El cielo proclama tus maravillas, Señor,
y tu fidelidad en la asamblea de los santos.
¿Quién sobre las nubes se compara a Dios?
¿Quién como el Señor entre los seres divinos? R/.

Dichoso el pueblo que sabe aclamarte:
caminará, oh, Señor, a la luz de tu rostro;
tu nombre es su gozo cada día,
tu justicia es su orgullo. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Marcos 16, 15-20

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los once y les dijo:
«ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.
El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos».
Después de hablarles, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
Ellos se fueron a predicar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

Reflexión del Evangelio de hoy

Dios... os restablecerá, os afianzará. Os robustecerá

Hoy celebramos la festividad de San Marcos, Evangelista, y las lecturas nos muestran cómo debe ser un discípulo de Cristo: tener sentimientos de humildad, inclinarse bajo la mano poderosa de Dios, descargar en Él todo nuestro agobio, ser sobrios, estar alerta para poder combatir al enemigo, trabajar por el Reino.

Pedro escribe esta carta para que la comunidad sepa cuál es la verdadera gracia y sepa de dónde proviene el don que cada uno y la comunidad en pleno posee.

Estamos en Pascua, celebramos la Resurrección de Cristo y la nuestra propia, debemos tomarnos un tiempo para revisar cómo vivimos este tiempo en nuestro interior, en nuestras familias, en nuestras comunidades… ¿tenemos esos mismos sentimientos de humildad sabiendo que esto agrada al Señor? ¿Dejamos en Él todo nuestro agobio? ¿Confiamos en su mano poderosa? ¿Trabajamos por el Reino?...

Es ahora cuando tenemos que estar preparados para mostrar al mundo la Gracia que solo procede del Amor del Padre, porque Él nos ha restablecido, nos ha afianzado y nos ha robustecido para que podamos ser discípulos y testigos de su Resurrección. No puede ser que ésta sea otra pascua… esta es única e irrepetible, y seguro que Dios nos ha liberado de algo, y nos ha hecho Resucitar con él. Vayamos al mundo y cantemos las misericordias del Señor y anunciemos su fidelidadcomo nos exhorta el salmo de hoy y gritemos que Cristo Vive.

Proclamad el Evangelio a toda la creación

Este evangelio es todo un mandato: Proclamad la Buena Noticia a toda la Creación, a TODA. De nuevo Dios no hace acepción de personas, quiere que todo el mundo se salve, su Evangelio es para todos y a todos puede llegar su Gracia.

Todos los discípulos de Jesús, todos los que proclaman la Palabra de Dios, Jesús dice que harán unos signos: echarán demonios, hablaran lenguas nuevas, sanarán… Y leyendo este Evangelio nos podemos preguntar: si yo creo, ¿cómo es que no hago estos signos? Dios se sirve de nosotros, si estamos dispuestos, y Él hace prodigios a través de nosotros. Nuestra propia vida es un milagro. Y, si nos dejamos empapar de esta vivencia, de esta fe profunda que nos hace abandonarnos en las manos del Padre, Él obra a través de nosotros. Pero muchas veces no somos conscientes, pues un gesto amable en un momento dado a una persona… puede obrar un milagro; escuchar al que necesita unos oídos… puede obrar un milagro; una sonrisa, una palabra de ánimo, una oración por aquella persona que sabemos está pasándolo mal… todos estos gestos pueden obrar milagros…

Debemos llevar la buena noticia de la resurrección a nuestro entorno, sin esperar que nadie nos felicite ni nos diga lo buenos que somos, esto queda entre nosotros y Dios, y las gracias derramadas son regalos de Dios para toda la Creación. No seamos nosotros los que hagamos acepción de personas, tratemos a todos por igual.

 Dña. Rosa María García O.P. y D. José Llópez O.P.

Dña. Rosa María García O.P. y D. José Llópez O.P.
Fraternidad Laical de Santo Domingo de Torrent, Valencia.
Enviar comentario al autor/a