Sun
16
Nov
2014

Homilía XXXIII Domingo del tiempo ordinario

Año litúrgico 2013 - 2014 - (Ciclo A)

A uno le dio tres talentos, a otro dos... a cada cual según su capacidad.

Introducción

Hoy, penúltimo domingo del Año Litúrgico, la Palabra de Dios nos invita a una actitud activa en la vivencia de nuestra fe. Jesús, con su palabra y testimonio, nos interpela a desarrollar los talentos que el Padre nos ha dado, las capacidades humanas que nos permiten crecer como personas y hacer productiva nuestra vida siendo solidarios con los demás.

El creyente no mira con indiferencia este mundo. Al contrario, lo contempla como en lugar en el que Dios nos invita a colaborar con Él para la extensión del Reino, su proyecto salvador para toda la humanidad, por el que vivió y murió Jesús. Un Reino de justicia, igualdad y paz. Un Reino que, si bien no es de este mundo, busca transformarlo y encuentra su plenitud en la otra vida.

La participación en la Eucaristía nos permite renovarnos interiormente para superar las actitudes que nos paralizan en el compromiso de nuestra fe. A su vez, encontramos la fuerza necesaria para no desfallecer en el empeño por hacer de nuestra sociedad el hogar de todos, sin excluidos ni explotados.

Ojalá que al final de nuestra vida, Dios nos pueda decir: “Muy bien, empleado fiel y cumplidor, pasa a la fiesta de tu Señor”.