Sáb
17
Dic
2011

Evangelio del día

Tercera semana de Adviento

Que en sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis 49,1-2.8-10:

En aquellos días, Jacob llamó a sus hijos y les dijo: «Reuníos, que os voy a contar lo que os va a suceder en el futuro; agrupaos y escuchadme, hijos de Jacob, oíd a vuestro padre Israel: A ti, Judá, te alabarán tus hermanos, pondrás la mano sobre la cerviz de tus enemigos, se postrarán ante ti los hijos de tu padre. Judá es un león agazapado, has vuelto de hacer presa, hijo mío; se agacha y se tumba como león o como leona, ¿quién se atreve a desafiarlo? No se apartará de Judá el cetro, ni el bastón de mando de entre sus rodillas, hasta que venga aquel a quien está reservado, y le rindan homenaje los pueblos.»

Salmo

Sal 71,1-2.3-4ab.7-8.17 R/. Que en sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente

Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud. R/.

Que los montes traigan paz,
y los collados justicia;
que él defienda a los humildes del pueblo,
socorra a los hijos del pobre. R/.

Que en sus días florezca la justicia
y la paz hasta que falte la luna;
que domine de mar a mar,
el Gran Río al confín de la tierra. R/.

Que su nombre sea eterno,
y su fama dure como el sol;
que él sea la bendición de todos los pueblos,
y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 1,1-17

Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés a Esrón, Esrón a Aram, Aram a Aminadab, Aminadab a Naasón, Naasón a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey. David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a Abías, Abías a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatán, Joatán a Acaz, Acaz al Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amás, Amos a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia. Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel a Zorobabel, Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaguín, Eliaquín a Azor, Azor a Sadoc, Sadoc a Aquim, Aquim a Eflud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Mesías, catorce.

Reflexión del Evangelio de hoy

  • ¡Oh Sabiduría...¡

En este sábado se unen algunos acontecimientos litúrgicos, que alimentan sin duda la vida del creyente. Terminamos la semana de la alegría que comenzó el III domingo de Adviento. Todo en estos días ha girado en torno a la alegría profunda que inunda el corazón del hombre al sentir cerca al Dios de cielo y tierra. También comenzamos en este 17 de Diciembre las ferias mayor de Adviento, tan solo queda una semana para la fiesta del nacimiento del Señor, necesitamos seguir profundizando en el misterio por eso oramos hoy con toda la Iglesia, Oh Sabiduría, ven enseñarnos el camino de la vida.

Al leer los dos fragmentos del día de hoy, puede brotar de nuestro corazón un gran sentimiento de gratitud, de respeto o admiración ante la obra de Dios, sin duda en nuestra debilidad Dios se hace fuerte. Jacob en el lecho de la muerte reúne a sus hijos .Es en la hora de la muerte el momento de mayor debilidad del hombre, contra la que ninguno de nosotros podemos hacer nada para impedirla; en este instante sus palabras se vuelven sagradas y proféticas, no solo porque hable del futuro de sus descendientes, sino porque los anima a esperara fieles a la venida de Aquel a quien pertenece y a quien los pueblos obedecerán.

  • Genealogía de Jesús, Hijo de Dios

En el Evangelio se muestra una lista de los descendientes de Jesús Hijo de Dios, nos hace ver como toda la Ley, toda la historia de Israel está preñada de Cristo. Podemos observar algo curioso y es que no todos los personajes de son santos e inmaculados, por el contrario existen justos y pecadores. Hombres buenos que hacen el bien , hombres que se gozan en su maldad y en sus pecados. La salvación es para todo hombre, porque como podemos ver en estos personajes la maldad nos puede hacer daño pero en ningún momento hacernos sus seguidores. Nada tiene más fuerza que el plan trazo por Dios para cada uno de nosotros y aquí se da de manifiesto. Nuestro Dios en Cristo no solo viene a hacerse Dios-con-nosotros, sino Dios en Nosotros.