Vivir según Cristo

Primera lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 2, 6-15

Hermanos:
Ya que habéis aceptado a Cristo Jesús, el Señor, proceded unidos a él, arraigados y edificados en él, afianzados en la fe que os enseñaron, y rebosando agradecimiento.

Cuidado con que nadie os envuelva con teorías y con vanas seducciones de tradición humana, fundadas en los elementos del mundo y no en Cristo.

Porque en él habita la plenitud de la divinidad corporalmente, y por él, que es cabeza de todo Principado y Potestad, habéis obtenido vuestra plenitud.

En él habéis sido también circuncidados con una circuncisión no hecha por manos humanas mediante el despojo del cuerpo de carne, con la circuncisión de Cristo.

Por el bautismo fuisteis sepultados con Cristo y habéis resucitado con él, por la fe en la fuerza de Dios que lo resucitó de los muertos. Y a vosotros, que estabais muertos por vuestros pecados, y la incircuncisión de vuestra carne, os vivificó con él, y nos perdono todos los pecados.

Canceló la nota de cargo que nos condenaba con sus cláusulas contrarias a nosotros; la quitó de en medio, clavándola en la cruz, y, destituyendo por medio de Cristo a las Potestades y los Principados, los exhibió en público espectáculo, y los llevó cautivos en su cortejo.

Salmo

Sal 144, 1-2. 8-9. 10-11 R/. El Señor es bueno con todos.

Te ensalzaré, Dios mío, mi rey;
bendeciré tu nombre por siempre jamás.
Día tras día, te bendeciré
y alabaré tu nombre por siempre jamás.

El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas. R.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles.
Que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Lucas 6, 12-19

En aquellos días, Jesús salió al la monte a orar y pasó la noche orando a Dios.

Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce, a los que también nombró apóstoles: Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Simón, llamado el Zelote; Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor.

Después de bajar con ellos, se paró en un llanura con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón.

Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y toda la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

Reflexión del Evangelio de hoy

San Pablo nos invita a vivir en Cristo porque él mismo vive según Cristo Jesús y es algo que repite cientos de veces en sus cartas expresando su experiencia.

Aceptar a Jesucristo como nuestro Señor, estar arraigados en Él, dejarnos construir para vivir como cristianos, son las exhortaciones del apóstol a los Colosenses que hoy nos interpelan a nosotros. Las expresiones “vivir enraizados” como el árbol que crece y tiene buena raíz y, “vivir edificados” como el edificio que tiene buenos cimientos, muestran las vivencias personales de Pablo, ya que la raíz y el fundamento de su vida es Jesucristo. En estos versículos también nos dice que vivamos firmes en la fe y en la acción de gracias; es manual de vida transmitido en una epístola paulina.

Los cristianos de Colosas vivían inclinados a adoptar las ideologías de moda, dando culto a los astros, con teorías filosóficas que absolutizaban, con fundamentos puramente mundanos. Los cristianos de hoy vivimos según Cristo cuando ponemos nuestra confianza en Dios, dando gracias, perdonando, viviendo la vida en plenitud, siendo Cristo nuestro único absoluto.

El Bautismo y la Resurrección para San Pablo son dos Misterios que van unidos, que nos comunican la vida de Jesús y nos identifican con Cristo, que comunica su vida y su divinidad a los hombres y mujeres de cada tiempo.

Los versículos del Salmo 144 clarifican el mensaje: “El Señor es bueno con todos” y nos invitan a ensalzar, a bendecir, a alabar, a dar gracias, a proclamar el nombre del Señor y a hablar de sus hazañas; es manual de vida transmitido en la salmodia.

Comienzan estos versículos del Evangelio de Lucas diciendo que Jesús subió a la montaña a orar y continúan diciendo que después Jesús bajó del monte. En su estadía pasó la noche orando para llamar, escoger y nombrar a un grupo que a partir de entonces serían sus apóstoles. El objetivo de su oración es el proyecto de la Iglesia que hoy dura todavía. La institución de los Doce es un acontecimiento solemne para la historia de la cristiandad, nombrando apóstoles a sus discípulos. Lucas menciona el término apóstol y apunta al envío, a la relación del enviado, el discípulo, con Aquel que le envía, el Maestro. Lo esencial del acto es la misión, porque ser apóstol es depender de Jesús, es ser enviado por Él, es ser su portavoz, es ser fiel a la obra que nos pide que llevemos a cabo. Es manual de vida transmitido en el Evangelio.

Celebramos en la liturgia dominicana unos hermanos mártires del siglo XVII en Japón: Alfonso Navarrete y sus compañeros, que fueron llamados a ser discípulos de Jesús, enviados para ir a tierras de misión, escogidos para vivir el martirio. Ellos bien pudieron escuchar este trozo evangélico con sus propios nombres. Y nosotros nos alegramos con el triunfo de estos hombres en su constancia en el servicio al Señor y al prójimo, por la entrega de sus vidas, por el premio que han recibido por causa de la justicia. Dios bendiga a cada hombre y mujer capaz de seguir a Jesús en cada acontecimiento, en la alegría o en la tristeza, en la salud o en la enfermedad, en la vida ordinaria o incluso en la persecución hasta la muerte.

Para la reflexión:

Vivamos según las acciones y sentimientos de Jesucristo.

Mostremos agradecimiento por los bienes recibidos diariamente en la vida.

Leamos y escuchemos estos versículos del Evangelio de Lucas con nuestro propios nombres; es una gozada descubrir que somos sus enviados y tenemos una misión.