Ni en Israel he encontrado tanta fe

Primera lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo 2,1-8:

Ante todo recomiendo que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los constituidos en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y apacible con toda piedad y dignidad. Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad. Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, hombre también, que se entregó a sí mismo como rescate por todos. Este es el testimonio dado en el tiempo oportuno, y de este testimonio –digo la verdad, no miento– yo he sido constituido heraldo y apóstol, maestro de los gentiles en la fe y en la verdad. Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar elevando hacia el cielo unas manos piadosas, sin ira ni discusiones.

Salmo

Sal 27 R/. Salva, Señor, a tu pueblo

Escucha, Señor, mi súplica
cuando te pido ayuda
y levanto las manos hacia tu santuario. R/.

El Señor es mi fuerza y mi escudo,
en él confía mi corazón;
él me socorrió y mi corazón se alegra
y le canta agradecido. R/.

El Señor es la fuerza de su pueblo,
el apoyo y la salvación de su Mesías.
Salva, Señor, a tu pueblo
y bendícelo porque es tuyo;
apaciéntalo y condúcelo para siempre. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 7,1-10

En aquel tiempo, cuando terminó Jesús de hablar a la gente, entró en Cafarnaum. Un centurión tenía enfermo, a punto de morir, a un criado, a quien estimaba mucho. Al oír hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, para rogarle que fuera a curar a su criado.
Ellos presentándose a Jesús, le rogaban encarecidamente: «Merece que se lo concedas porque tiene afecto a nuestro pueblo y nos ha construido la sinagoga.»
Jesús se fue con ellos. No estaba lejos de la casa, cuando el centurión le envió a unos amigos a decirle: «Señor, no te molestes; no soy yo quién para que entres bajo mi techo; por eso tampoco me creí digno de venir personalmente. Dilo de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes, y le digo a uno: "ve", y va; al otro: "ven", y viene; y a mi criado: "haz esto", y lo hace.»
Al oír esto, Jesús se admiró de él, y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo: «Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe.»
Y al volver a casa, los enviados encontraron al siervo sano.

Reflexión del Evangelio de hoy

En la oración colecta de este día, en el que hacemos memoria de los santos mártires Cornelio, Papa y Cipriano, Obispo de Cartago, reconocemos como manifestación providente de Dios haberlos puesto al frente de su Pueblo como pastores abnegados y testigos valerosos de la fe por el martirio. Pedimos fortaleza de ánimo y de fe para trabajar por la unidad de la Iglesia.

Orar por todos. Por lo que nos gobiernan también

La necesidad de abrir la mente y el corazón es una consecuencia de aceptar ser discípulo de Jesús. Por él somos abocados a mirar de forma distinta la realidad y enseñados a responder de modo diferente. Ninguna situación y tampoco persona alguna, sea de la condición que sea, puede ni debe quedar al margen de nuestra intercesión. Pablo urge a Timoteo, aunque lo haga por modo de recomendación, “que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias...”. Una grave situación está produciéndose para la comunidad de seguidores de Jesús. Emplearse en la oración en sus diversos modos es tomar conciencia de la complejidad en que se vive y considerar que volverse a Dios para suplicar por todos los hombres es ya una manera de colaborar en la resolución de los problemas.

Pablo señala primero a la totalidad de la humanidad. Jesús oraba por todos, no sólo por los discípulos, sino por los que lo serían a través de la predicación de ellos (lo señala Juan en su evangelio). Por todos pedimos y para todos suplicamos la luz de lo alto para discernir adecuadamente y la fortaleza para perseverar en el bien obrar. Pedir por los que son elegidos por los ciudadanos y los constituidos en autoridad, para que obrando ellos con rectitud y justicia, las gentes respiren tranquilas. El texto dice: “para que podamos llevar una vida  tranquila y apacible con toda piedad y dignidad”.

No parece compatible con la condición de “discípulo de Cristo” no tener en cuenta lo que acontece en la vida social, política, económica, profesional y familiar de las gentes. Pablo afirma que “esto es bueno y agradable a Dios.” Hablarle a él de todas las dificultades que en esos ámbitos se viven y que generan tanto dolor y angustia a las personas es sintonizar con su voluntad pues “quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad.”

Desde la solidaridad el bautizado ora y aparta de sí todo sentimiento contrario al evangelio. Sin ira ni discusiones afirma Pablo. No se arreglan los problemas generando mayor dolor sino contribuyendo con el alivio del mismo desde la paz interior y la voluntad de entendimiento. Es lo que se pide para los que gobiernan y así se podrá vivir una vida tranquila y apacible.

Dilo de palabra y mi criado quedará sano

Mucho amor debía tener el centurión romano por aquel criado. Lo dice el texto: “estimaba mucho” y seguramente habría empleado tiempo y recursos para procurar su mejoría sin resultado. A este romano sólo le queda un último recurso: el Maestro de Galilea. Ha oído hablar de él. Su fama  le precede y por eso le manda unos “ancianos de los judíos” para que intercedan en su favor.

Elías remedia a la viuda de Sarepta; Eliseo a Naamán el sirio que padecía lepra. Jesús se encamina a la casa de un pagano. Son los de afuera, los otros, aquellos que en nuestros esquemas quedan siempre fuera. Sin embargo para Jesús nadie está fuera de su misión salvadora. No son muchos los destinatarios de su misión, ¡son todos! Los de fuera también porque no están al margen de su mirada.

La sorpresa queda a la vista de todos: “no soy quién para que entres bajo mi techo”. Son sus amigos los que llevan el mensaje a Jesús: “Dilo de palabra y mi criado quedará sano.” Por un lado la indignidad personal y por otro una absoluta confianza en la fuerza de la palabra de Jesús. No soy digno de que entres en mi casa pero una palabra tuya bastará para sanarme, decimos antes de la comunión.

“Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe”, es la respuesta de Jesús.  Se lo dice a los que le acompañan y señala la falta de fe entre los suyos. Juan lo dirá en el prólogo de su evangelio: “Vino a los suyos y no lo recibieron”. Una llamada de atención para los bautizados. Necesitamos confiar plenamente en la Palabra pues en ella hay vida y es la luz que alumbra la realidad de nuestro ser y también de nuestro obrar.