Noticia

Hna. Nazik Matty “Estamos preparadas para perdonar y continuar nuestro trabajo”

  Las familias cristianas de Qaraqosh, en el norte de Irak, fueron expulsadas de sus hogares cuando los extremistas de ISIS invadieron la ciudad en agosto de 2014. Los que regresaron se enfrentan una tarea difícil: la reconstrucción de viviendas, negocios e iglesias que fueron dañados o destruidos durante la ocupación del ISIS o la ofensiva aérea y terrestre de la coalición para expulsar a los terroristas de la ciudad en 2017. Examinando los esfuerzos de reconstrucción, Joe Cassar, S.J., quien encabeza los esfuerzos del Servicio Jesuita de Refugiados en la región, dijo a America Magazine que la reconstrucción de casas es buena y necesaria, pero igual de importante es reconstruir la confianza. 

  Durante este casi exilio de Qaraqosh, la hermana Nazik Matty y sus compañeras las hermanas dominicas de Santa Catalina de Siena crearon un sistema escolar católico ad hoc para los niños refugiados de Nínive. Ahora ella planea hacer lo mismo a la inversa, reconstruyendo escuelas en Nínive a medida que los cristianos regresan. 

Sister Nazik Matty in her garden in ErbilHna. Nazik Matty en su jardín de Erbil. (Fotografía: Kevin Clarke)

  La propia familia de la hermana Matty es un ejemplo, tanto del sufrimiento de los cristianos de Nínive como de los inminentes desafíos prácticos para su restablecimiento en la provincia. Sus hermanos y hermanas, ocho en total, han sido dispersados ​​por ISIS en todo el mundo; algunos tan cerca como al Líbano y Jordania, pero otros tan distantes como a los Estados Unidos, Suecia, Alemania y Australia. Es la historia que muchas familias cristianas aquí pueden contar: grandes familias que una vez estuvieron estrechamente unidas y que vivieron en las mismas aldeas durante generaciones, ahora luchan por mantener su relación a través de internet y visitas fortuitas a casa.

Todo lo que quedaba de las pertenencias de su familia era un retrato de familia

  La casa de la familia de la hermana Matty en Bashiqa había sufrido graves daños durante la ocupación, pero se reparó. Ella va a Bashiqa tan a menudo como puede para controlar la propiedad. "Gracias a Dios, nuestra casa aún estaba en pie", después de que se expulsara a ISIS, dijo, aunque había sido completamente saqueada y destrozada. Todo lo que quedaba de las pertenencias de su familia era un retrato de familia. Está encantada de haberlo recuperado. Decenas de casas en Bashiqa se encontraban en peores condiciones y algunas de ellas nunca podrán ser reconstruidas, y las familias que vivían en ellas nunca regresarán. Una familia Yazidi que perdió su hogar por el ISIS vive ahora en la casa de la Hermana Matty, y ella está contenta de permitirles que continúen allí mientras intentan reconstruir sus propias vidas alteradas. 

  "Me encanta estar allí porque hay muchos recuerdos", dijo sobre sus visitas a Bashiqa. Pero no es tarea fácil llegar a la ciudad desde Erbil. Bashiqa, que en su mayoría fue hogar de cristianos y Yazidi, está en territorio reclamado tanto por el Gobierno central iraquí como por el KRG. Llegar allí implica cruzar una serie de puestos de control militares donde la atención y la actitud de los hombres armados responsables de ellos pueden variar ampliamente. 

  Las hermanas mantienen jardines de infancia en Qaraqosh y Bashiqa. También tienen una escuela en Erbil para los cristianos de Mosul y Qaraqosh que no pudieron o no quisieron regresar a esa ciudad desde su liberación del ISIS. La hermana Matty dijo que muchos de los niños con los que ella y sus hermanas trabajan sufren traumas relacionados con la pérdida de sus hogares y con la huida de Mosul y otras ciudades y aldeas de las planicies de Nínive. 

  “Algunos niños están completamente en silencio; no hablan todo el día. Algunos ni juegan”. Otros están enfadados y trastornados, dijo, pero ella cree que no pueden ser disciplinados como puede que lo hayan sido en el pasado. Las hermanas entienden los orígenes del comportamiento. Ella recordó a un niño en particular cuya familia estaba considerando dejar Erbil para regresar a la casa donde habían huido cuando ISIS se acercaba. "¿Voy a perder todos mis juguetes otra vez?", preguntó la niña a la hermana Matty. 

"Piensa que cada vez que se mudan", dijo, "significa que Daesh [ISIS] vendrá de nuevo, así que tiene que dejar todo". 

  La hermana Matty ha logrado reabrir las escuelas prácticamente sin apoyo del gobierno central. Los padres pagan lo que pueden, pero muchos han estado desempleados o subempleados desde que escaparon a Erbil, Dohuk y otras ciudades al norte de las comunidades que fueron invadidas por ISIS. Si las estudiantes quieren venir pero son demasiado pobres para pagar la modesta matrícula, dijo, las hermanas encontrarán la manera de obtener acceso a ellas. Las dominicas dan la bienvenida a los niños de todas las religiones a las escuelas. 

  Las hermanas hicieron recortes en su programa en Erbil, para la consternación de los padres refugiados, porque se esperaba que el gobierno quisiera que las familias cristianas volvieran a sus comunidades de origen. Hasta ahora, esa migración inversa no se ha producido. “Si la gente vuelve, es porque tienen fe en Dios y en la ayuda de la Iglesia,” dijo la hermana Matty. “Honestamente, el gobierno no ayudará”.

  El ISIS representó un doble golpe a la Educación del país. Las escuelas católicas iraquíes habían sido nacionalizadas por el gobierno durante los años 70. Las dominicas acababan de restaurar su control sobre las escuelas para el año escolar 2014 cuando ISIS atacó, dijo la hermana Marry, “y arruinó todo”. Está dispuesta a reconstruir a pesar de semejantes contratiempos.

“Estamos preparadas para perdonar y continuar nuestro trabajo”, dijo, “pero si solo nos espera una nueva versión del ISIS, eso no sería justo”

  La inseguridad sobre el futuro sigue siendo “el mayor y peor reto” que sus familias enfrentan, dijo. Pero es un reto que los cristianos en Iraq hace tiempo que han aceptado, argumenta. El sufrimiento que el ISIS inflige a los cristianos es severo pero para nada nuevo, explica, recitando una lamentable letanía de gente y acontecimientos que han implicado persecución de los cristianos iraquíes: “Saddam, Osama bin Laden, Al Qaeda, la invasión americana, ISIS”.

  Personalmente, creo que vivir en Oriente Medio va más allá de nuestros poderes (individuales) y nuestras capacidades,” dijo la hermana Matty. “Mantener la cruz en Oriente Medio, creo, no es solo nuestro sueño; debe ser el sueño de Dios también”

 

*Reportaje de Kevin Clarke para America Magazine (29 de abril de 2019)