Evangelio del día
Cuarta semana de Adviento

Del día 23 al 29 de Diciembre de 2018

Dichosa tú que has creído…

Introducción a la semana

Iniciada ya los últimos días de la semana anterior, la llamada Semana Mayor (17-24 diciembre) prosigue preparándonos para la celebración de la Navidad. Los textos de estos días combinan varios géneros literarios (profecía, historia, literatura sapiencial) para introducirnos en el misterio ya inminente de la venida del Salvador; siempre en sintonía con las lecturas evangélicas, que son las que marcan el itinerario litúrgico de esta última etapa del Adviento.

Así, el anuncio del ángel a María es la culminación de la profecía del Enmanuel (“Dios con nosotros”), que Isaías había proclamado ante un rey pesimista sobre el porvenir de su pueblo. Al visitar a Isabel, María se oye decir: “dichosa tú, porque has creído”, como un eco del gozo que expresaba ya la esposa del Cantar de los Cantares o que se le anunció a la Hija de Sión por la proximidad de su Esposo-Señor. En el júbilo agradecido del cántico de María resuena el de la estéril Ana por su hijo tan deseado, fruto de la plegaria y de la gracia. El nacimiento de Juan el Bautista responde a la promesa del mensajero que Dios había de enviar para preparar su venida hasta nosotros. Y finalmente, el cántico de Zacarías ante el nacimiento del Precursor confirma el cumplimiento de lo que Yahvé prometió a David: acompañar siempre a su descendencia como un padre a su hijo.

 Archivo Evangelio del día

Archivo Evangelio del día

Días de la semana

Dom
23
Dic

IV Domingo de Adviento Ciclo C

“Dichosa tú que has creído…”
Fr. Antonio Osuna Fernández-Largo

Introducción Lecturas Comentario bíblico Pautas para la homilía Infantil

Fe es aceptar un regalo sin comprenderlo, callarse ante lo desconocido; todo lo que nos sucede tiene el visto bueno de Dios. Si pedimos explicación a Dios suponiendo que tiene que justificarse, no tenemos fe

Lun
24
Dic

Natividad del Señor

“Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz”
Fray Martín Gelabert Ballester

Introducción Lecturas Comentario bíblico Pautas para la homilía

En el silencio de la noche nace Dios. ¡Qué gran misterio! Dejemos que este Niño nos hable. Grabemos sus palabras en nuestro corazón, porque este Niño nos enseña lo verdaderamente importante para nuestra vida. Lleva grabados en su rostro los rasgos de la bondad, de la misericordia y del amor de Dios Padre

Mar
25
Dic

Natividad del Señor

“El Verbo se hizo carne”
Fray Martín Gelabert Ballester

Introducción Lecturas Comentario bíblico Pautas para la homilía Infantil

La encarnación no solo representa la humanización de Dios. Representa igualmente la divinización del hombre. En la encarnación, Dios se ha fundido y confundido con lo humano. Encontramos a Dios en la medida en que nos hacemos más sensibles a todo lo humano, liberándonos de toda deshumanización

Mié
26
Dic

San Esteban

"El Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros"
Hna. Gotzone Mezo Aranzibia O.P.

El Espíritu del Señor, presente en nosotros, nos proporciona cuanto necesitamos para transitar los caminos, también cuando estos se hacen tortuosos u oscuros. Sólo es preciso “entrenarse”, ejercitarse cada día en ese abandono de la vida en manos de Dios, sin perder un ápice de nuestra responsabilidad sobre la propia vida

Jue
27
Dic

San Juan Evangelista

"Eso que hemos visto y oído os lo anunciamos"
Fray Alexis González de León O.P.

Necesitamos de personas capaces de amar por sí mismas y de creer por sí mismas, responsables de su fe y su formación espiritual, que sepan dar razones de su esperanza

Vie
28
Dic

Santos Inocentes

"Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto"
D. Luis Maldonado Fernández de Tejada, OP

Solo la fuerza de la Palabra, la puesta en práctica de las enseñanzas de Jesús, puede salvar esas vidas que nos miran desde el otro lado de las vallas y cuya única esperanza somos nosotros. Tengamos la fe y la fuerza para tenderles nuestra mano

Sáb
29
Dic

"Quien ama a su hermano permanece en la luz"
Fray Manuel Santos Sánchez O.P.

Quien dice conocer a Jesús y no le sigue con sus obras no es cristiano. Quien no vive el mandamiento del amor al hermano “está aún en las tinieblas”. El cristiano es el que vive el mandamiento siempre nuevo del amor. Ese “permanece en la luz y no tropieza”. Ese es el camino que debemos seguir