Evangelio del día
Tercera semana de Cuaresma

Del día 15 al 21 de Marzo de 2020

Señor, dame esa agua

Días de la semana

Dom
15
Mar

III Domingo de Cuaresma Ciclo A

“Señor, dame esa agua”
Fr. Pedro Juan Alonso O.P.

Introducción Lecturas Comentario bíblico Pautas para la homilía Infantil

¿Escuchamos la sed de los corazones humanos, sus sufrimientos, sanamos la vida de las personas? ¿Nos sentamos a escuchar deseos de felicidad, sufrimientos y dolores de los más maltratados y desamparados? ¿Cómo seguir llamándonos, seguidores de Jesús?

Lun
16
Mar

"Jesús se abrió paso entre ellos"
Monjas Dominicas Contemplativas

Jesús descubre que son “los de fuera” quienes acogen a los enviados de Dios, quienes aceptan las mediaciones en lo pequeño con radical generosidad

Mar
17
Mar

"Hasta setenta veces siete"
Fray Salustiano Mateos Gómara

La respuesta de Jesús es clara: el perdón no debe tener límites. No hay otra forma de vivir el seguimiento del Buen Maestro. Es un gran paso en nuestro seguimiento de Jesús, especialmente en este tiempo de Cuaresma.

Mié
18
Mar

"No he venido a abolir, sino a dar plenitud"
Fray Alexis González de León O.P.

Miremos a nuestro alrededor, y fijemos la mirada a cuantos hemos llamado pecadores y hemos negado nuestra palabra, nuestro consuelo, nuestra compañía, nuestra ternura. No puede importar más el precepto que la dignidad de un hermano.

Jue
19
Mar

San José

"José, su esposo, era justo"
Fray Manuel Santos Sánchez O.P.

Celebramos hoy la fiesta de San José, del que el evangelio dice que era un hombre bueno. La vida de San José es un canto a la bondad.

Vie
20
Mar

"Amarás a tu prójimo como a ti mismo"
Fray Manuel Santos Sánchez O.P.

Para cumplir “el mandamiento primero”, el mandamiento del amor, insistentemente hemos de pedir a Jesús, que es nuestro Dios, que nos convenza de lo mucho que nos ama y apoyándonos en su amor podremos cumplir el mandamiento primero.

Sáb
21
Mar

"El publicano bajó a su casa justificado"
Dña. Rosa María García O.P. y D. José Llópez O.P.

Intentemos vivir en estos días conociéndonos a nosotros mismos, poniéndonos en las manos del Señor con sencillez y humildad, y así podremos bajar, como el publicano, justificados.