Jue
26
Dic
2013

Evangelio del día

Cuarta semana de Adviento

El que persevere hasta el final se salvará

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 6, 8-10; 7, 54-60

En aquellos días, Esteban, lleno de gracia y poder, realizaba grandes prodigios y signos en medio del pueblo. Unos cuantos de la sinagoga llamada de los libertos, oriundos de Cirene, Alejandría, Cilicia y Asia, se pusieron a discutir con Esteban; pero no lograban hacer frente a la sabiduría y al espíritu con que hablaba.
Oyendo sus palabras se recomían en sus corazones y rechinaban los dientes de rabia. Esteban, lleno de Espíritu Santo, fijando la mirada en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios, y dijo:
«Veo los cielos abiertos y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios».
Dando un grito estentóreo, se taparon los oídos; y, como un solo hombre, se abalanzaron sobre él, lo empujaron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo. Los testigos dejaron sus capas a los pies de un joven llamado Saulo y se pusieron a apedrear a Esteban, que repetía esta invocación:
«Señor Jesús, recibe mi espíritu».

Salmo

Sal 30, 3cd-4. 6 y 8ab. 16bc-17 R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu

Sé la roca de mi refugio,
un baluarte donde me salve,
tú que eres mi roca y mi baluarte;
por tu nombre dirígeme y guíame. R/.

A tus manos encomiendo mi espíritu:
tú, el Dios leal, me librarás;
tu misericordia sea mi gozo y mi alegría.
Te has fijado en mi aflicción. R/.

Líbrame de los enemigos que me persiguen.
Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
sálvame por tu misericordia. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 10, 17-22

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Cuidado con la gente!, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y ante los gentiles.
Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, porque no seréis vosotros los que habléis, sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros.
El hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres y los matarán.
Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará».

Reflexión del Evangelio de hoy

  • “Señor, no les tengas en cuenta este pecado”.

Ayer celebrábamos el nacimiento en la tierra de Jesucristo y hoy celebramos el nacimiento a la Vida Eterna de San Esteban, a quien la tradición de la Iglesia siempre reconoció como el primer mártir, el primero que dio la vida por Cristo.

Esteban es testigo de la Verdad y muere por proclamar la única Verdad que es Cristo. Él llama a sus contemporáneos a la conversión, y esto no gusta. También hoy los cristianos somos una denuncia para los que viven en contra de la doctrina cristiana o para los que andan distraídos y desorientados viviendo en el error, y esto tampoco gusta. De alguna manera nos quieren quitar de en medio, porque la verdad les incómoda, Cristo les incómoda.

Esteban es el primero en seguir los pasos de Cristo. Hay una gran semejanza entre Esteban y Jesús. A Esteban le acusaron, como a Jesús, de blasfemo, lo ajusticiaron fuera de la ciudad como a Jesús y, lo más importante, Esteban murió perdonando a sus verdugos y orando por ellos, como lo hizo Jesús en la Cruz: “Padre, no les tengas en cuenta este pecado”.

Esteban puso su confianza en Dios Padre y se abandonó totalmente en sus manos. Se dejó llevar por el Espíritu Santo que le dio la fuerza para no tener miedo de proclamar la verdad y dar la vida por Cristo, algo que humanamente nos parece imposible pero que si nos dejamos guiar por el Espíritu Santo, como lo hizo Esteban, seremos capaces de seguir sus pasos y de ser testigos de Cristo poniendo toda nuestra confianza en Dios, abandonándonos en sus manos.

Pidamos al Señor imitar a San esteban en su fortaleza, en el afán de dar a conocer a Cristo y, sobre todo, poder llevar a la práctica en nuestra vida lo que es el centro del Evangelio: “Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, orad por los que os persiguen”.

  • “No seréis vosotros los que habléis sino el Espíritu Santo”.

El hilo conductor tanto del Evangelio como de la 1ª Lectura, es la confianza, el abandono en Dios y la perseverancia en medio de las persecuciones y tribulaciones, y esto como obra del Espíritu Santo.

En este Evangelio, Jesús anuncia las persecuciones que acompañarán al que sea su discípulo. La persecución no ha faltado ni faltará nunca a la Iglesia.

Esta lectura invita a no tener miedo, a ser valientes y a confiar en Dios, sabiendo que Él, a través de su Espíritu, nos ayuda siempre, que es su Espíritu el que nos alienta y nos da la fuerza para dar testimonio de Cristo. Es su Espíritu el que nos ayuda a perseverar en medio de la persecución y la tribulación hasta el punto de poder dar la vida por Cristo. Esta perseverancia, en ser testigo de Cristo hasta el final, no es en balde sino que el Señor nos hace la promesa de la bienaventuranza: “Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos”. Cristo nos promete la salvación, la Vida Eterna.
En esta fiesta de San Esteban, recordamos también a los numerosos creyentes que en varias partes del mundo se ven sometidos a pruebas y sufrimientos a causa de su fe.

Pongamos siempre en el centro de nuestra vida a Cristo, a quien en estos días contemplamos en la sencillez y humildad del pesebre, y que nos dejemos llenar del Espíritu Santo para poder ser fieles hasta el final como lo fue San Esteban.