Sun
1
Feb
2015

Homilía IV Domingo del tiempo ordinario

Año litúrgico 2014 - 2015 - (Ciclo B)

Ojalá escuchéis hoy su voz, no endurezcáis vuestro corazón

Introducción

En el Evangelio de hoy Jesús se nos presenta como un verdadero Profeta dotado de autoridad en el sentido en el que aparece en palabras de Moisés en la primera lectura. Una persona que habla con autoridad despertando el interior de la gente de tal forma que una palabra suya, una orden, es capaz de liberar a un endemoniado. Su palabra liberadora y regeneradora toca el corazón de las personas, de una forma que sólo puede surgir de su experiencia de Dios. La coherencia del mensaje de Jesús y su fuerza es tal, que trasforma la realidad de quienes la escuchan.

Ojalá nosotros seamos capaces de escuchar la Palabra de Dios de tal forma que nos veamos regenerados y podamos capaces de expulsar de nuestro interior todo aquello que nos oprime y nos aleja de Dios.