Venid hijos, escuchadme: os instruiré en el temor del Señor

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis 21,5.8-20

Abrahán tenía cien años cuando le nació su hijo Isaac. El chico creció, y lo destetaron. El día que destetaron a Isaac, Abrahán dio un gran banquete. Pero Sara vio que el hijo que Abrahán había tenido de Hagar, la egipcia, jugaba con Isaac, y dijo a Abrahán: "Expulsa a esa criada y a su hijo, porque el hijo de esa criada no va a repartirse la herencia con mi hijo Isaac".
Como al fin y al cabo era hijo suyo, Abrahán se llevó un gran disgusto. Pero Dios dijo a Abrahán: "No te aflijas por el niño y la criada. Haz exactamente lo que te dice Sara, porque es Isaac quien continúa tu descendencia. Aunque también del hijo de la criada sacaré un gran pueblo, por ser descendiente tuyo".
Abrahán madrugó, cogió pan y un odre de agua, se lo cargó a hombros a Hagar y la despidió con el niño. Ella se marchó y fue vagando por el desierto de Berseba. Cuando se le acabó el agua del odre, colocó al niño debajo de unas matas; se apartó y se sentó a solas, a la distancia de un tiro de arco, diciéndose: "No puedo ver morir a mi hijo". Y se sentó a distancia. El niño rompió a llorar.
Dios oyó la voz del niño, y el ángel de Dios llamó a Hagar desde el cielo, preguntándole: "¿Qué te pasa, Hagar? No temas, que Dios ha oído la voz del niño que está ahí. Levántate, toma al niño y tenlo bien agarrado de la mano, porque sacaré de él un gran pueblo". Dios le abrió los ojos, y divisó un pozo de agua; fue allá, llenó el odre y dio de beber al muchacho. Dios estaba con el muchacho, que creció, habitó en el desierto y se hizo un experto arquero.

Salmo

Sal 33 R/. Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha

Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha
y lo salva de sus angustias.
El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles y los protege. R/

Todos sus santos, temed al Señor,
porque nada les falta a los que le temen;
los ricos empobrecen y pasan hambre,
los que buscan al Señor no carecen de nada. R/

Venid, hijos, escuchadme:
os instruiré en el temor del Señor;
¿hay alguien que ame la vida
y desee días de prosperidad? R/

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 8,28-34

En aquel tiempo, llegó Jesús a la otra orilla, a la región de los gerasenos. Desde el cementerio, dos endemoniados salieron a su encuentro; eran tan furiosos que nadie se atrevía a transitar por aquel camino. Y le dijeron a gritos: "¿Qué quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido a atormentarnos antes de tiempo?"
Una gran piara de cerdos a distancia estaba hozando.
Los demonios le rogaron: "Si nos echas, mándanos a la piara".
Jesús les dijo: "Id".
Salieron y se metieron en los cerdos. Y la piara entera se abalanzó acantilado abajo y se ahogó en el agua. Los porquerizos huyeron al pueblo y lo contaron todo, incluyendo lo de los endemoniados. Entonces el pueblo entero salió a donde estaba Jesús y, al verlo, le rogaron que se marchara de su país.

Reflexión del Evangelio de hoy

  • «Nada les falta a los que le temen»

Salmo sencillo pero de mensaje grande, siempre actual y necesario. Invitación a la confianza en Dios. Invitación a los humildes y a todos aquellos que amen la VIDA a que le escuchen y se alegren. La confianza perseverante en Dios, en el Dios de la salvación que nunca falta, obtiene de él MUCHO MÁS de lo que se le pide. Los que le buscan desde el corazón nunca carecen de nada porque Dios vela por ellos y se preocupa de sus cosas. Pero, desde el corazón. Este salmo nos enseña el camino de la vida a través del recto sendero de la confianza en Dios.

Hoy, nuestro mundo, en el que vivimos y del que todos formamos parte, parece alejado de Dios, es más, parece no necesitar de Dios, inmerso en la inquietud, en la angustia, en la inseguridad y en tantas otras cosas que le agobian y estrechan su vida, la confianza (en Dios y en el hombre) parece ausente, y la paz, como desterrada entre egoísmos, convulsiones, intereses y guerras.

Pues sobre este mundo resuena una palabra de esperanza, de confianza: magnífica lección que alimenta el corazón del hombre creyente. Magnífica lección que el hombre creyente hace suya y contagia con su vida.

  • «¿Qué quieres de nosotros?»

El relato parece más simbólico que preocupado por los detalles históricos: país pagano, posesión diabólica, cementerios y traspaso de los demonios a los cerdos, los animales inmundos por excelencia para la cultura del tiempo. Parece como si Mateo quisiera acumular todos los grados del mal para recalcar después la autoridad de Jesús y su palabra.

Su significado literal es muy difícil de entender. Parece hasta macabro. Pero espiritualmente, si damos un paso más, nos puede servir para entender que un alma encadenada a locuras diversas, a angustias y temores, no resiste a la claridad de la luz, de la gracia y que, cuando se siente agitada por la verdad, por la cercanía, la serenidad y la honradez, prefiere huir, pide huir. Y le cuesta aceptar la conversión como cambio radical de vida que rompa de modo fulminante con la actitud anterior. Y siempre desde la libertad.

Nos hemos preguntado alguna vez: ¿Cómo podría ser el mundo, la convivencia, las relaciones humanas, si fuésemos capaces de hacer desaparecer nuestros fantasmas y dejar brillar el sol del amor, de la caridad, de la generosidad, de la serenidad, de la justicia?

- ¿Cómo andamos de confianza en Dios? ¿Es una realidad en nuestra vida o sólo una palabra?
- ¿Estamos dispuestos a alejar nuestros fantasmas y arriesgarnos a la verdadera conversión?