Noticia

“No quisiéramos ser objetos de museo para ser respetados”

18 de enero de 2018

  Amalia Cacique Coronado, del pueblo originario Ashéninka, dijo esta mañana que espera que el papa Francisco vea en su visita a la Amazonía peruana que “hay pueblos que aún no están reconocidos” y que se encuentran “invisibilizados”.

  Así lo sostuvo en el marco del encuentro internacional Hacia el Sínodo Panamazónico, que organizó la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) en Puerto Maldonado, a un día de la llegada del Papa a esta ciudad.

asamblea repamAmalia Cacique Coronado, del pueblo originario Ashéninka.

  Oscar Chinkún, del pueblo Awajún, también consultado ante un público que superaba las 1500 personas, dijo que lo más importante para los pueblos indígenas de su pueblo es el territorio: “Siempre hemos dicho nosotros los pueblos indígenas Awajún y Wampis que el elemento fundamental para la existencia de la cultura es el territorio” y que por eso siempre “hemos venido resistiendo a las ideas y a las iniciativas de las empresas extractivistas que no respetan el derecho territorial”.

  Lo que esperamos del Papa –continuó– es una “respuesta alentadora” que ayude al respeto de su territorio, “la existencia de su cultura, la lengua, la identidad y la espiritualidad como pueblo indígena”.

  “No quisiéramos ser objetos de museo para ser respetados”, sentenció. Después fue el turno de Juan López Bautista, del pueblo Yanesha, que pidió por la formación “de jóvenes nuevos, con visión diferente a la sociedad”.

  Por su parte, David Barboza, del pueblo Asháninka, pidió que se frene la contaminación de la Amazonía por parte de actividades petroleras, mineras; y que la educación se mejore.

La REPAM

  Al encuentro de esta mañana asistieron delegaciones indígenas y representantes de vicariatos apostólicos de ocho países con Amazonía: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela, Guyana y Surinam.

asamblea repam cardenal hummesCardenal Claudio Hummes.

  El encuentro tuvo como ponente al cardenal Claudio Hummes, presidente de la REPAM, que presentó la red como un ente “al servicio de todas las cuestiones de la Amazonía”.

  Asimismo, destacó que esta red está en camino de articulación y busca hacer sentir a las personas de Iglesia que viven en la Amazonía que “no están solos, y hay un gran grupo de obispos que quieren darse la mano, que quieren hacer una red”.