Noticia

Nunca es tarde para cambiar, para empezar

18 de marzo de 2015

Nunca es tarde para cambiar, para empezar

La macro gala solidaria, todo un referente en GALICIA, es siempre el broche final y la síntesis de todo el trabajo que durante un curso hacemos los centros educativos que participamos en la actividad. El proyecto de este año, colaborar con la infancia en África, movilizó nuestras mejores energías y creatividades para que tuviese durante todo el curso la acogida que se merecía un proyecto así. Todavía tenemos el recuerdo cuando en septiembre lo presentábamos, y comenzaba nuestro desafío de sensibilizar a nuestros alumnos para que vean el mundo con otros ojos, de aquellos que menos tienen y por tanto necesitan de nuestra colaboración. Aquí radica la esencia del "Proyecto Intercentros": unir educación, música y solidaridad.

Y el día señalado, llegó. Desde primera hora de la tarde ya había gente esperando para poder ver las actuaciones en las mejores posiciones. En sólo una hora el emblemático recinto de la ciudad se llenó de miles de personas. La ocasión lo merecía: seguir las actuaciones de novecientos niños y jóvenes que en menos de tres horas y media darían lo mejor de sí en el escenario, en los tres concursos que tenemos: directo, canción y coreografía. Integrar tantas actuaciones llevaba, también, una labor de coordinación y de logística grande. A través de tres pantallas de alta definición con diapositivas sincronizadas, suprimiendo la figura del presentador clásico y de los decorados de toda la vida (el "cartón pluma"), sustituyéndolos por montajes audiovisuales integrados en las actuaciones, se ganó en tiempo y en agilidad en los cambios. Los nuevos diseños digitales, combinados con el arte escénico de los participantes, dieron como resultado actuaciones de un grandísimo nivel, muchas de ellas podríamos ponerles el rótulo, sin más, de profesionales.

Uno de los momentos más importes de la gala solidaria fue cuando subió al escenario Fatu de Senegal, una niña que vino para ser operada a través del programa VIAJE HACIA LA VIDA de la ONG. Es en esos momentos, al ver rostros concretos, cuando descubres que la solidaridad no tiene fronteras, y que todo el esfuerzo realizado por infinidad de personas e instituciones durante meses merecen la pena y la alegría, porque sirve para ayudar a que otros niños puedan tener un futuro mejor. El festival se cerró con otro momento emocionante, cuando el público con los móviles encendidos, junto a diapositivas de niños de África y de Intercentros en las pantallas de realización, simbolizando la unidad de un único mundo al cual pertenecemos, cantaba el himno del proyecto: "Siempre y Ahora", donde el estribillo, que todo el COLISEUM de pie coreaba, dice en una de sus frases: "que nunca es tarde para cambiar, para empezar". Trabajar por otro mundo, educar de otra manera, está todavía a nuestro alcance.

El Festival fue a favor de la ONG Tierra de Hombres, para ayudar a que diez niños de África, con enfermedades severas, puedan ser operados aquí y empezar un nuevo viaje hacia la salud y un futuro mejor.

Vídeo

Ver galería de fotos