Noticia

La fiesta del compartir: Festival Intercentros 2019

8 de abril de 2019

  El viernes 5 de abril, en el Coliseum de La Coruña, se celebró la gala final del XVII Festival Intercentros 2019, en favor de las instituciones Aspanaes y Hogar Sor Eusebia.

  Cada año la gala final Intercentros, que se celebra siempre un viernes antes del inicio de las vacaciones de Semana Santa, congrega a miles de niños y jóvenes en el escenario, junto a sus familias y compañeros, en torno a la música y dos proyectos solidarios significativos.

  En esta ocasión los protagonistas de la solidaridad fueron dos instituciones que trabajan en ámbitos, aparentemente distintos, el TEA (Trastornos del Espectro del Autismo) y la marginación. Sin embargo, ambas comparten un ideal común: trabajar por la plena integración social de ambas realidades. La gala final, como su nombre lo indica, es sólo la culminación, el broche de oro, de todo un curso de trabajo de sensibilización y visibilización de las realidades sociales que el festival asume en cada edición.

Construir un mundo mejor

  Resumimos algunas de las acciones llevadas a cabo durante el curso: ruedas de prensas, presentaciones, encuentros, charlas en los colegios, entrevistas en los medios, galas internas, recogidas de alimentos, voluntariado, una grandísima presencia en las redes sociales, horas y horas de ensayos y, cómo no, la macro gala en el Coliseum donde se unen arte y solidaridad; sin olvidar que detrás de todo este amplio y diverso trabajo está la ilusión por hacer que la música sirva para construir un mundo mejor, simplemente más humano.

  Todas las actuaciones que se presentaron, como ya viene siendo habitual, estuvieron a un grandísimo nivel. Sólo cabe preguntarse, ¿dónde llegará la creatividad en la próxima edición o con qué nos volverán a sorprender? Porque cada año las instituciones se superan así mismas; el trabajo de los alumnos y monitores es grandísimo. La canción elegida para esta edición, que el público del Coliseum bailó y cantó, con la cual descargaron los mil globos, tenía una frase que alumbró y marcó durante el curso: "Sólo quedó la alegría". Sí, la alegría de ver felices a los alumnos, sembrando en ellos la semilla de que otra sociedad es posible; claro, si se sientan las bases desde el inicio mismo del proceso educativo. Ahora, a mirar el calendario nuevamente y a empezar, poco a poco, a preparar la siguiente edición.

Festival Intercentros