Evangelio del día
Vigésimo segunda Semana del Tiempo Ordinario - Año Impar

Del día 30 de Agosto al 5 de Septiembre de 2009

Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro

Introducción a la semana

Durante toda la semana se utilizará la lectura continua. La carta a los Tesalonicenses, que se inició la semana precedente termina con claras alusiones escatológicas. En las comunidades cristianas había prisa por el triunfo definitivo de Cristo como Señor y Juez. Pablo tiene que advertirles de que no tiene por qué ser así. El miércoles comienza con la carta a los Colosenses. Epístola muy semejante a la de los Efesios. En Colosas es fuerte la tradición griega, que entendía la existencia de potencias celestes que de alguna manera conducían el mundo. Pablo dice que sobre esas potencias está Cristo. El él está la salvación del ser humano, incluso de todo el cosmos. Las lecturas evangélicas de san Lucas se mueven entre el fracaso de Jesús en su pueblo, Nazaret y el éxito en Cafarnaún y lugares limítrofes: curaciones, pesca milagrosa.. El sábado ofrece  la gran enseñanza de que el ser humano es más que el culto, que será también la enseñanza del lunes siguiente. En la semana, el día, 3 la Iglesia celebra la egregia figura de san Gregorio, llamado el Magno. Grande por sus escritos, por lo que hizo por defender y regular la vida eclesial.

Fray Juan José de León Lastra

Fray Juan José de León Lastra
Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Días de la semana