Evangelio del día
Vigésimo segunda Semana del Tiempo Ordinario - Año Par

Del día 31 de Agosto al 6 de Septiembre de 2014

El que pierda su vida por mí, la encontrará

Introducción a la semana

Terminado el mes de agosto. Para muchos, en este hemisferio norte, ello supone el encontrarse con la cotidianidad que se mantendrá a lo largo del año. La disposición de los que hayan disfrutado de días de descanso es estar agradecidos a ello. Y superar todo lo que se parezca a depresión postvacacional. Todos han de afrontar esa cotidianidad con espíritu animoso. La palabra de Dios ayudará a ello.

En esta semana se celebra como memoria obligatoria a san Gregorio Magno, papa y doctor de la iglesia. Durante toda la semana seguiremos la lectura continua. La primera lectura la ocupará la primera carta a los Corintios. Comunidad cristiana a la que se dirige el Apóstol que se desarrolla en Corinto capital del paganismo. Comunidad en la que surgieron no pocos problemas. Comunidad que necesita que Pablo la ayude a dirigir su vida moral de acuerdo con la fe cristiana. En los textos evangélicos se abandona el Evangelio de Mateo y se comienza con el de Lucas. Se dejan aparte los capítulos que se refieren a la infancia de Jesús, su bautismo el tiempo del desierto, y se comienza por su misión pública, precisamente en Nazaret. Comienzo, brusco y poco prometedor. Después continuará su enseñanza en Cafarnaum, en la sinagoga o desde una barca, o caminando por el campo. Se enfrentará a los demonios que “poseen” a enfermos, y también a los fariseos a causa de la cuestión del sábado.

Fray Juan José de León Lastra

Fray Juan José de León Lastra
Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Días de la semana