Hemos recibido de vosotros un gran consuelo.

Primera lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 3, 7-13

Hermanos, nos hemos sentido animados por vuestra fe en medio de todos nuestros aprietos y luchas. Ahora sí que vivimos, sabiendo que os mantenéis fieles al Señor.
¿Cómo podremos dar gracias a Dios por vosotros, por tanta alegría como gozamos delante de Dios por causa vuestra?
Noche y día pedimos insistentemente veros cara a cara y completar lo que falta a vuestra fe.
Que Dios nuestro Padre y nuestro Señor Jesús nos allanen el camino para ir a vosotros.
En cuanto a vosotros, que el Señor os colme y os haga rebosar de amor mutuo y de amor a todos, lo mismo que nosotros os amamos a vosotros; y que afiance así vuestros corazones, de modo que os presentéis ante Dios, nuestro Padre, santos e irreprochables en la venida de nuestro Señor Jesús con todos sus santos.

Salmo de hoy

Sal 89, 3-4. 12-13. 14 y 17 R. Sácianos de tu misericordia, Señor, y estaremos alegres

Tú reduces al hombre a polvo,
diciendo: «Retornad, hijos de Adán».
Mil años en tu presencia son un ayer que pasó;
una vela nocturna. R/.

Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos. R/.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
Baje a nosotros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos.
Sí, haga prosperas las obras de nuestras manos. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 24, 42-51

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.
Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejarla abrir un boquete en su casa.
Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.
¿Quién es el criado fiel y prudente, a quien el señor encarga de dar a la servidumbre la comida a sus horas?
Bienaventurado ese criado, si el señor, al llegar, lo encuentra portándose así. En verdad os digo que le confiará la administración de todos sus bienes.
Pero si dijere aquel mal siervo para sus adentros: “Mi señor tarda en llegar”, y empieza a pegar a sus compañeros, y a comer y beber con los borrachos, el día y la hora que menos se lo espera, llegará el amo y lo castigará con rigor y le hará compartir la suerte de los hipócritas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.»

Reflexión del Evangelio de hoy

  • Sobreabundar en el amor

La perícopa que hoy nos acompaña nos relata la reacción de Pablo, ante las noticias que Timoteo trae de Tesalónica.

La reacción es ante todo de gran alegría, de la que surge el agradecimiento a Dios por los hermanos tesalonicenses, agradecimiento por su fe y por el gozo que experimenta Pablo al saber de ella. También de esta alegría surge el deseo de estar juntos, de estar en comunión celebrando. Y cómo no, surge el deseo y la petición de que aquello que hace que se permanezca en la fe: el amor, de unos con otros, por todos y para todos, crezca, progrese y sobreabunde.

Estas respuestas de Pablo: alegría, acción de gracias y petición de más amor, nos pueden resultar cercanas y comprensibles, sobre todo cuando las cosas van bien. Lo que llama la atención de este texto es la capacidad de Pablo de escuchar las buenas noticias de otros y alegrarse por ellos, “en medio de nuestras congojas y tribulaciones”. Pablo no lo está pasando bien, pero en medio de sus dificultades es capaz de mirar más allá de sí mismo y de lo que a él le pasa, es capaz de poner en el centro los motivos y situaciones de los demás y alegrarse, todo ello en la fe y el amor en Jesús. Encontramos aquí una llamada a salir de nuestras preocupaciones y dificultades, que siempre las hay, para acoger las alegrías, las buenas situaciones, que también pasan a nuestro alrededor.

Otra llamada la podemos ver en Timoteo, llega este discípulo y lo que da son buenas noticias. Viene hablando bien de los hermanos y hermanas de Tesalónica. En medio de nuestro mundo, casi siempre hay quejas acerca de la cantidad de malas noticias que recibimos y vemos, críticas sobre los demás y sus acciones,…, como si no ocurriese nada bueno, nada digno de provocar nuestra alegría ni en la realidad ni en las personas. Pero Timoteo nos muestra cómo es posible contar cosas buenas, provocar buen ambiente, alegría y agradecimiento: Timoteo sobreabunda en el amor y nos invita a hacer lo mismo.

¡Seamos portadores de buenas noticias!

  • "…vendrá el Hijo del Hombre"

El evangelio de hoy nos trae dos parábolas que invitan a estar preparados y vigilantes: la primera, la del dueño de casa que debe estar atento porque desconoce cuándo vendrá el ladrón; la segunda, la del mayordomo, que tiene una tarea de la que responder a la vuelta de su señor. Ambas con la misma orientación escatológica, que trata de decirnos cómo debemos actuar los discípulos hasta la venida de Jesús, en la espera.

Estar preparados y vigilantes no son actitudes pasivas. El estar en vela que se pide al dueño requiere atención, tener cuidados, tomar medidas, no es sentarse a esperar a que llegue el ladrón; La fidelidad y la prudencia del buen servidor, no es sólo cumplimiento, es cuidado, esmero, gusto por su tarea, diligencia. Estar preparados y vigilantes es sentirse y vivirse en dinámica de crecimiento, de mejorar.

A nosotros, que esperamos también la llegada del Señor, esto es lo que se nos pide con respecto a nuestra tarea, a nuestra misión, a nuestra fe, a nuestro ser seguidores de Jesús. Que pongamos todo nuestro ser en ello, para que, como nos decía san Pablo en la primera lectura, crezca, progrese y sobreabunde el amor de Dios.