Mar
24
Ago
2021
Veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre

Primera lectura

Lectura del libro del Apocalipsis 21, 9b-14

El ángel me habló diciendo:
«Mira, te mostraré la novia, la esposa del Cordero».
Y me llevó en espíritu a un monte grande y elevado, y me mostró la ciudad santa de Jerusalén que descendía del cielo, de parte de Dios, y tenía la gloria de Dios; su resplandor era semejante a una piedra muy preciosa, como piedra de jaspe cristalino.
Tenía una muralla grande y elevada, tenía doce puertas y sobre las puertas doce ángeles y nombres grabados que son las doce tribus de Israel.
Al oriente tres puertas, al norte tres puertas, al sur tres puertas, y al poniente tres puertas, y la muralla de la ciudad tenía doce cimientos y sobre ellos los nombres de los doce apóstoles del Cordero.

Salmo de hoy

Sal 144, 10-11. 12-13ab. 17-18 R/. Tus santos, Señor, proclamen la gloria de tu reinado.

Que todas tus criaturas te den gracias,
Señor, que te bendigan tus fieles.
Que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R/.

Explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y la majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad. R/.

El Señor es justo en todos sus caminos,
es bondadoso en todas sus acciones.
Cerca está el Señor de los que lo invocan,
de los que lo invocan sinceramente. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Juan 1, 45-51

En aquel tiempo, Felipe encuentra a Natanael y le dijo:
«Aquel de quien escribieron Moisés en la ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret».
Natanael le replicó:
«¿De Nazaret puede salir algo bueno?».
Felipe le contestó:
«Ven y verás».
Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él:
«Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño».
Natanael le contesta:
«¿De qué me conoces?».
Jesús le responde:
«Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi».
Natanael respondió:
-«Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel».
Jesús le contestó:
«¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores».
Y le añadió:
«En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre».

Evangelio de hoy en audio

Reflexión del Evangelio de hoy

«Jerusalén, que bajaba del cielo, enviada por Dios, trayendo la Gloria de Dios»

En este fragmento del capítulo 21 del Libro del Apocalipsis, se nos presenta la visión de la “Nueva Jerusalén”, como novia adornada para su esposo el Cordero.

San Juan nos transmite que ha visto un “cielo nuevo y una tierra nueva”, y nos la presenta portada por manos de ángeles que baja del cielo, enviada por Dios, y llevando la Gloria de Dios, haciendo el símil de un brillo tal que se asemeja a una piedra preciosa; y nos la describe como la ciudad perfecta, con una gran muralla y puertas que se abrían a cada uno de los puntos cardinales, y en cada una de ellas los nombres de las doce tribus, y en la muralla doce basamentos con los nombres de los doce apóstoles del Cordero.

Es una imagen idílica de lo que podría ser la Iglesia, tomando como base la enseñanza de los apóstoles, y orientada a todas partes, como abierta a todos, creyentes y no creyentes, no solamente a los iniciados.

Se nos presenta como el lugar donde los Santos, aquellos que siguen y cumplen la palabra de Dios, pueden encontrarse personalmente con el Cordero y con el Señor Todopoderoso; se nos presenta como un nuevo paraíso donde se puede hallar alivio a nuestras penas, abrigo donde resguardarse, una mano amiga donde apoyarte para seguir adelante, y, sobre todo, escucha y cobijo donde reconfortarnos.

El Salmo 144 nos invita a que proclamemos la gloria del reinado de Dios, tal como hizo Natanael en su encuentro con Jesús, que proclama: “Rabí Tú eres el Hijo de Dios, Tú eres el Rey de Israel”

«Has de ver cosas mayores»

San Juan nos refiere el episodio en que Felipe presenta a Natanael (Bartolomé) a Jesús.

Felipe, movido por el entusiasmo del que ha encontrado sentido a su vida, invita a su amigo a conocer a Jesús de Nazaret, del que habían hablado Moisés y en la Ley y los Profetas.

Bartolomé, pensando, como buen judío, que de una aldea perdida de Galilea, donde se consideraba a la gente como poco formada, de allí no podía salir nada bueno.

A pesar de esta especie de desprecio, Jesús lo presenta como un israelita de verdad, en el que no hay ningún engaño, y cuando habla con él y le reconoce que antes de que Felipe se dirigiera a él invitándolo, ya lo había visto bajo la higuera llamándole la atención; ante esto Bartolomé lo reconoce como Hijo de Dios y Rey de Israel, a lo que Jesús le responde que ¿por haber dicho que lo había visto creía?, pues verás cosas mayores, y es cuando les advierte que serán testigos de la glorificación que le hará el Padre Celestial.

Esta escena transcurre en los primeros días en que Jesús ha comenzado a reunir a sus discípulos y de camino a Galilea, donde reclutará, seguramente al resto; y no se esconde al manifestarles que, realmente, es el enviado del Padre y que su acción, junto a ellos, no será estéril, pues el anuncio del Reino de Dios, a pesar de todo, les llevará a disfrutarlo en plenitud.

Preguntas:

  • ¿Es nuestra visión de la Iglesia como la Nueva Jerusalén?
  • ¿Estamos prestos a aceptar la llamada de Dios?
  • ¿Estamos convencidos, como Natanael, que Jesús es el Hijo de Dios?