Noticia

El Mes Dominicano por la Paz pone el foco en la crisis política, social y económica de Venezuela

Para la familia dominica de Venezuela constituye un reto poder transmitir al mundo entero la realidad tan compleja que se vive en el país y que tiene su origen en la destrucción de la democracia como sistema de gobierno y forma de vida.

En el caso venezolano, la democracia se instauró desde el año 1958, funcionando sin interrupciones durante 40 años. A partir de 1998, con la elección de Hugo Chávez como Presidente de la República, comenzó un proceso democrático distinto que buscaba refundar y modernizar la democracia a través del cambio de la constitución que se llevó a cabo en el año 1999 y continua vigente.

La democracia en el caso venezolano se entendía como un Estado de Bienestar que se fue desmontando con el deterioro de la calidad de vida que el gobierno chavista ocasiono al país. Para que exista una verdadera democracia son muchos los factores que se deben cuidar: Estado de derecho, elecciones transparentes y partidos políticos, derechos humanos, libertad, entre otros.

mes dominicano por la paz venezuela democracia

El Mes Dominicano por la Paz llega a su quinta edición. Luego de haber unido fuerzas para acompañar y ayudar a la familia dominicana en Colombia (2017), República Democrática del Congo (2018), India (2019) y Ucrania (2020), es el turno de Venezuela, el país con las reservas petroleras más grandes del planeta, pero que desde hace más de dos décadas atraviesa la mayor crisis política, social y económica de su historia.

Estado de Derecho

Actualmente, el Estado de Derecho se ha convertido en un Estado fallido incapaz de tener un gobierno que sea aceptado por toda la sociedad y por el mundo, y de controlar el territorio. Esto se debe a que en las instituciones estatales impera la arbitrariedad, la ilegalidad e ilegitimidad, perdiendo el hilo constitucional que permitía el acceso de todos a la justicia.

Derechos Humanos

En Venezuela, los DD.HH formaron parte de la legislación democrática venezolana, aunque su cumplimiento fue discutible particularmente durante la explosión social del año 1989 conocida como “Caracazo”. La Constitución actual los reconoce, amplía y eleva de categoría. Sin embargo, existen casos donde se ha podido evidenciar que estos han sido violados: Derecho a la vida, a la alimentación, a la educación, a un ambiente sano, a la salud, a la tierra, derecho a la integridad personal, a la justicia, libertad personal, participación.

Libertad

En la actualidad es difícil mencionar que aspecto de la vida del venezolano no ha sido afectado por el afán de controlar todo. Los medios de comunicación se encuentran entre los más afectados, desapareciendo incluso el 90% de los medios impresos, sacando del aire al canal de televisión más antiguo del país y persiguiendo a los periodistas que levantan la voz.

Pobreza

Venezuela ha llegado a alcanzar niveles de pobreza extrema por múltiples factores, de los cuales podemos mencionar la falta de acceso a bienes y servicios básicos, la inflación galopante que no permite obtener ingresos suficientes, la falta de empleos dignos con salarios justos, la perdida de la calidad de la educación. Así como la destrucción de la empresa petrolera nacional, que por mucho tiempo fue la que sustentó todo el gasto público y en ocasiones del privado.

mes dominicano por la paz venezuela pobreza

Esta realidad es consecuencia, de un sistema que ha ido paulatinamente enquistándose en el aparato del Estado controlando todos los poderes públicos y cometiendo abusos y excesos. El impacto global es una reducción de la economía y en términos demográficos, con elevados índices de pobreza y desigualdad y con gran escepticismo respecto al futuro.

Familia dominicana en Venezuela

Respondiendo al llamado Evangélico de atender a nuestros hermanos más necesitados la familia dominicana en Venezuela conformada por 21 frailes, 195 hermanas, 85 laicos y 42 jóvenes lleva adelante 6 parroquias, 32 colegios y 15 obras sociales (residencias, casas hogares, casas de predicación y acogida, vicarias y comedores)

A través del proyecto Ciudadanía y Esperanza los dominicos y dominicas en Venezuela reconocen que la educación (estudio) es la vía más eficaz para aportar por la construcción de un país mejor.

Con presencia a lo largo y ancho del territorio nacional atienden en las parroquias a más de 600 niños, en los colegios a 21.815 niños y jóvenes de los cuales el 7% están becados por las comunidades religiosas para poder costear sus estudios y 56% recibe ayudas con alimentos, uniformes, útiles escolares, ropa y calzado, atención espiritual y psicológica, para un total de 16.000 familias. En las residencias atienden a más de 400 adultos mayores y en las casas hogares a más de 40 niñas.

mes dominicano por la paz venezuela Ciudadanía y Esperanza

El proyecto Ciudadanía y Esperanza se lleva adelante a través de 4 programas que permiten abarcar de forma amplia y organizada nuestro objetivo general: “Formar ciudadanos desde el ideal educativo dominicano que, a la luz de la fe y los valores cristianos y cívicos, fortalezcan con el ejercicio de la ciudadanía la defensa de los derechos humanos en Venezuela”. Estos son los cuatro programas:

  • Educando por la Paz: un programa académico orientado a favorecer la convivencia,
    el manejo de conflictos y la resolución de problemas para los niños y jóvenes de nuestros colegios.
  • Beca Predicación: un programa de formación en ciudadanía para ser promotores de estos valores en la sociedad destinado a los estudiantes becados, sus padres y al equipo de Justicia y Paz de cada institución.
  • Centro de Estudiantes Dominicos: potenciamos la vivencia de los estudiantes en la defensa de los valores democráticos y civiles propios de un proceso electoral, gestión de gobierno y rendición de cuentas.
  • Sobre pieles muertas: la expresión de Santo Domingo de Guzmán nos inspira a ser compasivos y a tomar
    acciones concretas en favor de los más necesitados mediante comedores, roperos, ayudas económicas a familias,
    donaciones de alimentos, medicinas y útiles escolares, acompañamiento espiritual y psicológico.

Donaciones

Puedes contribuir a potenciar las actividades de nuestros hermanos y hermanas de la Familia Dominicana Venezolana para fomentar la convivencia y la paz haciendo tu donación a la cuenta:

N° de Cuenta de IBAN:DE34360602950055238014
SWIFT:GENODED1BBE
Banco:BANK IM BISTUM ESSEN eG: 55238014
Titular de la Cuenta:Congregación Hnas.: Dominicas Santa Rosa de Lima
Dirección del Banco:Gildehofstr. 2 45127 Essen (Alemania)

También puedes ayudar difundiendolo en tu página web y redes sociales gracias a estos materiales elaborados.