Sun
23
Jan
2011

Homilía III Domingo del tiempo ordinario

Año litúrgico 2010 - 2011 - (Ciclo A)

Yo soy de Pablo, yo soy de Apolo, yo soy de Pedro, yo soy de Cristo

Introducción

Cuando poco a poco se nos empieza a quedar atrás la Navidad resuena una vez más en la liturgia un motivo que nos recuerda al Cántico de Simeón al ver al niño Jesús: “luz para alumbrar a las naciones, gloria de Israel tu pueblo”.

Cristo nuevamente se nos muestra como luz, pero esta luz nos hace descubrir ahora unos “colores” particulares sobre su persona. Jesús es la luz que poco a poco se enciende para iluminarnos a Dios. Es una luz para todos los hombres y que a su vez necesita de los hombres para continuar iluminando la humanidad. Y por último es la luz que nos envuelve a todos, que a todos nos une bajo su resplandor. Es el fundamento de nuestra unidad, siendo esta verdad especialmente importante este Domingo.