Mié
23
Feb
2022
El que no está contra nosotros está a favor nuestro

Primera lectura

Lectura de la carta del apóstol Santiago 4,13-17:

Queridos hermanos:
Atención, ahora, los que decís: «Hoy o mañana iremos a tal ciudad y allí pasaremos un año, haremos negocio y ganaremos dinero». ¡Si ni siquiera sabéis qué será del día de mañana! ¿Qué es vuestra vida? Pues sois vapor que aparece un instante y después desaparece.
Más bien deberíais decir: «Si el Señor quiere y estamos vivos, haremos esto o lo otro».
Sin embargo, ahora presumís con vuestras fanfarronerías; todo alarde de ese estilo es malo.
Por tanto, el que sabe cómo hacer el bien y no lo hace, ese está en pecado.

Salmo de hoy

Sal 48,2-3.6-7.8-10.11 R/. Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Oíd esto, todas las naciones;
escuchadlo, habitantes del orbe:
plebeyos y nobles,
ricos y pobres. R/.

¿Por qué habré de temer los días aciagos,
cuando me cerquen y acechen los malvados,
que confían en su opulencia
y se jactan de sus inmensas riquezas,
si nadie puede salvarse
ni dar a Dios un rescate? R/.

Es tan caro el rescate de la vida,
que nunca les bastará
para vivir perpetuamente
sin bajar a la fosa. R/.

Mirad: los sabios mueren,
lo mismo que perecen los ignorantes y necios,
y legan sus riquezas a extraños. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Marcos 9,38-40

En aquel tiempo, Juan dijo a Jesús:
«Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no viene con nosotros».
Jesús respondió:
«No se lo impidáis, porque quien hace un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro».

Evangelio de hoy en audio

Reflexión del Evangelio de hoy

Si Dios quiere

En nuestra cultura cristiana, solemos emplear “si Dios quiere”, principalmente al despedirnos de nuestros interlocutores de un día para otro. No sé si esta costumbre proviene de lo que nos dice Santiago en este pasaje de su carta, pero es bien cristiana. No podemos hacer planes de un día para otro, porque nuestra vida no depende de nosotros, depende de Dios. Es Dios el que nos ha dado la vida, a través de nuestros padres, y es Dios quien nos mantiene en ella. Nuestra vida, más allá de estar en nuestras manos, está en las manos de Dios. Por eso, convencidos, siempre conviene decir: “Si el Señor lo quiere y vivimos, haremos esto o lo otro”. Viene bien que Santiago nos recuerde que nuestra vida depende de Dios, algo que, a veces, se nos olvida y la jactancia se apodera de nosotros.

También Santiago nos advierte que el que conoce el bien debe hacerlo, y si no lo hace es culpable, es decir, comete pecado. Nosotros, los cristianos, no jugamos solo con nuestras luces para descubrir el bien. Jesús nos ha regalado su luz y nos ha señalado con mucha claridad dónde está el bien. Pero no se ha quedado ahí, también nos regala las fuerzas necesarias para ser consecuentes con la luz recibida. Siempre debemos acudir a Jesús, nuestra luz y nuestras fuerzas.

El que no está contra nosotros está a favor nuestro

 A propósito de las palabras de Jesús en este evangelio, y quizá yendo un poco más lejos,  hoy no encontramos con muchas personas que sin oír a Jesús y sin meterle en su vida, realizan obras buenas, obras que están de acuerdo con el evangelio: aman, perdonan, son justas, son limpios de corazón… No nos tiene que chocar esta situación, porque siguen su naturaleza humana, la que Dios nos ha dado a todos. Jesús en sus palabras, en sus indicaciones nunca va en contra de lo que nos dicta nuestra naturaleza humana. Lo que sí hace es ir un poco más allá. No solamente nos dice que tenemos que amar, sino que nos pide amar hasta los enemigos, no nos dice solo que hay que perdonar, sino que debemos perdonar siempre, hasta setenta veces siete… Naturaleza humana y Jesús con su evangelio van en la misma línea, pero Jesús llega un poco más allá.

Desde aquí nos es más fácil entender sus palabras en el evangelio de hoy: “El que no está contra nosotros está a favor nuestro”.