Noticia

Sigue avanzando el trabajo de los documentos capitulares que preparan las siete comisiones

  Horario de hoy: a las nueve, inmediatamente después del desayuno, sesión plenaria hasta las 12:30. A las 12:30 comida. A las 15:30, otra vez sesión plenaria hasta las 18:35 horas. A las 19 vísperas y después cena.

  ¿Qué ha pasado en tantas horas de sesión plenaria? Pues hemos escuchado los informes “intermedios” de cinco comisiones. Mañana por la mañana escucharemos a las otras dos. Informes sobre el estado de su trabajo, sus propuestas, lo que pretenden decir en el documento. Y a raíz del informe, las primeras reacciones de los capitulares, incluso con algunas votaciones orientativas, para guiar a las comisiones en su trabajo, y evitar sorpresas a la hora de las votaciones definitivas. Antes de entrar en los detalles o contenidos de lo dicho por los relatores, una curiosidad para los amantes de las cifras. Cuando se ha preguntado en qué lengua quería cada capitular que le pasaran esos primeros informes de las comisiones, 55 lo han solicitado en inglés, 25 en francés, y 24 español.

Construir y fortalecer la vida fraterna y la alegría mutua

  La comisión primera, sobre la renovación de nuestra vida fraterna ha trabajado y presentado tres temas principales: la relación entre alegría y testimonio (“nuestra vida fraterna es un testimonio de nuestra alegría en Dios, en el Evangelio y entre nosotros”); la convivencia de generaciones y culturas (o como promover la armonía dentro de la diversidad); y la obediencia (se requiere disponibilidad para responder a los proyectos provinciales y comunitarios). También se han referido a las tensiones de nuestra vida y han propuesto medios para construir y fortalecer la vida fraterna y la alegría mutua, entre otras fomentar las asambleas provinciales de hermanos. La comunidad debe preocuparse por la felicidad de cada hermano. Probablemente el Capítulo también dirá una palabra sobre los abusos.

capitulo general 19 julio 3

  La comisión cuatro, sobre solidaridad y colaboración, propondrá en su texto que pasemos de una generosidad individual a una solidaridad general y colectiva de los recursos humanos y económicos de toda la Orden, sobre todo en el terreno de la formación. Y pedirá que se enseñen principios de contabilidad a todos los hermanos.

  La comisión cinco, sobre Gobierno y Familia Dominicana, prepara un documento en el que tratará de la colaboración entre todas las ramas de la Familia Dominicana. También se referirá a las monjas, respetando, por supuesto, su total autonomía. En relación al gobierno, la comisión hará propuestas sobre cómo ayudar a crecer a las provincias más débiles. Uno de los temas que habrá que debatir es el equilibrio entre casas y conventos; y determinar el número de vocales en aquellos conventos necesarios para poder constituir una provincia.

  La comisión número tres, sobre vocaciones, hermanos cooperadores y formación, ha señalado que la meta de nuestra formación es promover un predicador dominico. Están buscando, sin encontrarlo por ahora, un término más satisfactorio para nombrar a los hermanos cooperadores. A propósito de los hermanos cooperadores, un capitular ha dicho que no es sólo cuestión de nomenclatura, sino de ayudar a la Iglesia a asumir el compromiso del laicado en el proceso de evangelización. El documento tratará también de los criterios de discernimiento de nuestra vocación, de los medios de comunicación social como instrumento de promoción vocacional, así como de la necesidad de nombrar un promotor de vocaciones a tiempo completo. Un tema interesante que ha surgido es el de formar a la comunidad de formadores.

  La comisión siete es la encargada de la revisión del libro de las Constituciones. Esta comisión se ocupa de revisar si conviene retocar o revisar algún número de nuestras constituciones. Una de las cosas que quiere dejar claro es que somos incorporados a la Orden con la primera profesión y, a partir de ahí, tenemos derechos como dominicos y podemos ser asignados. Lo decisivo, tras la primera profesión, es la formación.

capitulo general 19 julio 2

  Una de las sorpresas del día ha sido encontrarnos con una exposición de cuadros y esculturas, que ocupaban una sala y una amplia ala del seminario, hecha por artistas vietnamitas cercanos a la Orden. Yo creo que había más de 40. Supongo que añadirán alguna muestra a esta crónica, porque bien me he preocupado de que llegase alguna foto a Madrid. El que ha anunciado la exposición la ha titulado: “dominic art”.

Dios quiere la misericordia y no el sacrificio

  El predicador de esta mañana ha sido fray Antoine-Augustin Missode, definidor de la Provincia de San Agustín en África (Benin, Costa de Marfil, Senegal y Burkina-Faso). Basándose en la actitud de Jesús frente al sábado, y en sus palabras: “el Hijo del hombre es señor del sábado”, ha hecho notar que la ley de Dios no oprime. Dios quiere la misericordia y no el sacrificio. Por eso, Jesús es sensible a los pobres, en vez de a la ley. Pero no sólo Jesús, todo ser humano es señor del sábado, ha añadido el predicador. ¡Qué Dios nos guarde del legalismo que nos hace pensar que la ley está por encima de la misericordia!

Fr. Martín Gelabert, O.P.