Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvan?

Primera lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 6,1-9:

Hijos, obedeced a vuestros padres como el Señor quiere, porque eso es justo. «Honra a tu padre y a tu madre» es el primer mandamiento al que se añade una promesa: «Te irá bien y vivirás largo tiempo en la tierra.» Padres, vosotros no exasperéis a vuestros hijos; criadlos educándolos y corrigiéndolos como haría el Señor. Esclavos, obedeced a vuestros amos según la carne con temor y temblor, de todo corazón, como a Cristo. No por las apariencias, para quedar bien, sino como esclavos de Cristo que hacen lo que Dios quiere; con toda el alma, de buena gana, como quien sirve al Señor y no a hombres. Sabed que lo que uno haga de bueno, sea esclavo o libre se lo pagará el Señor. Amos, correspondedles dejándoos de amenazas; sabéis que ellos y vosotros tenéis un amo en el cielo y que ése no es parcial con nadie.

Salmo

Sal 144 R/. El Señor es fiel a sus palabras

Que todas tus criaturas te den gracias,
Señor, que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R/.
Explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad. R/.
El Señor es fiel a sus palabras,
bondadoso en todas sus acciones.
El Señor sostiene a los que van a caer,
endereza a los que ya se doblan. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Lucas 13,22-30

En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando.
Uno le preguntó: «Señor, ¿serán pocos los que se salven?»
Jesús les dijo: «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta, diciendo: "Señor, ábrenos"; y él os replicará: "No sé quiénes sois." Entonces comenzaréis a decir: "Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas." Pero él os replicará: "No sé quiénes sois. Alejaos de mí, malvados." Entonces será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Mirad: hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.»

Reflexión del Evangelio de hoy

  • El Señor no hace acepción de personas

Nos encontramos hoy con una exhortación dirigida, simbólicamente, a hijos, padres, esclavos y patrones, es decir, a todo ser humano, pues todos/as nos podemos encontrar en alguno/s de estos grupos. San Pablo nos invita a vivir toda nuestra dignidad en cualquier situación.

Las invitaciones del Señor son siempre para llevar a plenitud nuestra humanidad, creación suya. Y llevarla a su plenitud es vivirla hasta el fondo. San Pablo nos dice que ninguna circunstancia externa puede impedirnos vivir cerca de Dios, vivir nuestros valores y nuestra dignidad de personas.

En un mundo en el que la dignidad de las personas es tan violentamente atropellada, y en el que la primacía del tener de unos pocos obstaculiza los derechos de tantas personas y familias, al menos, podemos encontrar esa dignidad es nuestra manera de vivir aquello que nos sucede.

Algunos otros ya lo hicieron y ¡qué bien lo hicieron! Gandhi, Luther King, Nelson Mandela, y por supuesto, Jesús en la cruz.

  • Traten de entrar por la puerta estrecha

El Evangelio de hoy está situado durante la subida hacia Jerusalén, es decir, en una enseñanza continua de Jesús a sus discípulos.

En la primera pregunta “Señor, ¿son pocos los que se salvan?”, ya podemos apreciar la intención de los que preguntan, que es la nuestra en algunos momentos. Señor ¿estoy en la fila de los buenos?, esperando encontrarnos siempre de ese lado que nos da seguridad, que nos deja tranquilos, pues son otros los que tienen que cambiar.

Pero Jesús, como tantas veces, responde desde otro lugar, y se refiere a nuestro actuar, pues es ahí donde se juega nuestra vida, o al menos, donde se autentifica.

Ante la posibilidad de ser excluidos de las filas de los buenos, los discípulos protestan, pues ellos siempre han estado junto al Señor. Pero Jesús traduce finalmente con toda claridad su mensaje, diciendo “¡Retiraos de mí, todos los agentes de injusticia!” Ahí está la clave. El ¿de qué lado estoy? no se refiere a cumplimientos de ritos y normas, se refiere a si estoy del lado de la vida humana, de la dignidad, de la justicia, del amor y de la paz.

Como dice el profeta Isaías, Dios puede perdonarlo todo (“Deje el malo su camino… y vuélvase… a nuestro Dios, que será grande en perdonar” (Is 55,7)). Entonces no se trata de no fallar, sino de querer lo que quiso Jesús, de estar de su lado, es decir, de estar del lado de los hombres y mujeres que tenemos a nuestro lado.

Jesús, siempre tan desconcertante, siempre estimulando nuestro camino en favor de la dignidad y plenitud humanas, la nuestra y la de los demás.