Lun
25
Ene
2021
Id por todo el mundo,…a toda la creación

Primera lectura

Lectura de los Hechos de los apóstoles 22, 3-16

«Yp soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero educado en esta ciudad; me formé a los pies de Gamaliel en la exacta observancia de la ley de nuestros padres; he servido a Dios con tanto celo como vosotros mostráis hoy. Yo perseguí a muerte este Camino, encadenando y metiendo en la cárcel a hombres y mujeres, como pueden atestiguar en favor mío el sumo sacerdote y todo el consejo de los ancianos. Ellos me dieron cartas para los hermanos de Damasco, y me puse en camino con el propósito de traerme encadenados a Jerusalén a los que encontrase allí, para que los castigaran.
Pero yendo de camino, cerca ya de Damasco, hacia mediodía, de repente una gran luz del cielo me envolvió con su resplandor; caí por tierra y oí una voz que me decía:
“Saúl, Saúl, ¿por qué me persigues?
Yo pregunté:
“¿Quién eres, Señor?”.
Y me dijo:
“Yo soy Jesús el Nazareno a quien tú persigues”.
Mis compañeros vieron el resplandor, pero no oyeron la voz que me hablaba.
Yo pregunté:
¿Qué debo hacer, Señor?
El Señor me respondió:
“Levántate, continúa el camino hasta Damasco, y allí te dirán todo lo que está determinado que hagas”.
Como yo no veía, cegado por el resplandor de aquella luz, mis compañeros me llevaron de la mano a Damasco.
Un cierto Ananías, hombre piadoso según la ley, recomendado por el testimonio de todos los judíos residentes en la ciudad, vino a verme, se puso a mi lado y me dijo:
“Saúl, hermano, recobra la vista”.
Inmediatamente recobré la vista y lo vi.
Él me dijo:
“El Dios de nuestros padres te ha elegido para que conozcas su voluntad, veas al Justo y escuches la voz de sus labios, porque vas a ser su testigo ante todos los hombres de lo que has visto y oído. Ahora, ¿qué te detiene? Levántate, recibe el bautismo y lava tus pecados invocando su nombre”».

Salmo

Sal 116, 1. 2 R/. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio

Alabad al Señor, todas las naciones,
aclamadlo, todos los pueblos. R/.

Firme es su misericordia con nosotros,
su fidelidad dura por siempre. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 16, 15-18

En aquel tiempo, Jesús se apareció a los once y les dijo:
«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.
El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos».

Reflexión del Evangelio de hoy

¿Qué he de hacer, Señor?

Hoy la iglesia nos presenta la Conversión de S. Pablo: Jesús y Saulo,  Pablo y Jesús. Fue necesario, que en el celoso perseguidor se apagase la luz del mundo de sus ojos, para que brillara en toda su persona la luz de Cristo. Así el perseguidor se convierte en apóstol predicador. “Yo fui alcanzadopor Cristo Jesús" nos dirá Pablo.(Flp 3, 12).

En el capítulo 22 de Hch,  hemos escuchado  el discurso que Pablo dio en su defensa ante el pueblo judío: “oíd ahora mi defensa ante vosotros. Y al oír que les hablaba en lengua hebrea, guardaron más silencio”.De entrada, Pablo no sólo se identificó como judío sino que aclaró que él conocía la ley de Dios, pues la estudió con Gamaliel, a quien todos respetaban y admiraban.  Y señaló aún más, que no sólo conocía la ley, sino que la cumplía.  Luego explicó que él era un judío tan celoso que él mismo persiguió a los judíos que creían en el Camino.

Seguido comienza su narración del acontecimiento=encuentro  con Jesús de Nazaret y lo que suscitó en él. Pablo va de camino, tiene claro hacia dónde va y para qué. Pero he aquí, que Alguien trastorna sus planes. Es la misericordia de Dios y el poder de su gracia la que conmovida por la suerte de su elegido va a intervenir.

Cuando Dios elije, transforma todo, no lo anula sino que lo restaura haciendo que aparezca  en la  persona lo mejor que Dios pensó para ella en el momento de su concepción.

Pablo les dio su testimonio de cómo llegó a convencerse de que Jesús era el Mesías.  No fue por algo que oyó sino por lo que vivió. Pablo comienza expresando una disposición total: “¿Qué quieres que haga, Señor?.  Es deslumbrado por una luz en pleno día que le hace descubrir “su noche interna y externa”. “Pasé 3 días sin ver, sin comer y sin beber”Así lo manifiesta en Hch 9,9.  En esta ceguera permanecerá hasta que Ananías seguidor del Camino, le ayude a descubrir la vocación y  misión que le tiene reservado  el Señor Jesús: “él llevará mi Nombre ante los gentiles y los hijos de Israel…” “yo le mostraré  todo lo que tendrá que padecer por mi nombre” (Hch 915-16).

Con esto, Jesús nos muestra que la disposición y obediencia a Él y su evangelio, nos llega en la mayoría de los casos a través de mediaciones humanas: “Allí se te dirá todo lo que está establecido que hagas” Es como decirnos: comienza por desprenderte de todos tus apoyos, de todas tus seguridades, deja todo lo pasado…y ven.

Pablo recordando el encuentro, subrayar que su conversión no fue resultado de pensamientos o reflexiones, sino fruto de una intervención divina, de una gracia divina imprevisible. A partir de entonces, todo lo que antes tenía valor para él se convirtió paradójicamente, según sus palabras, en pérdida y basura, pero “ yo fui alcanzadopor Cristo Jesús"  (. Flp 3, 7-10).

Id  por todo el mundo,…a  toda la creación

Jesús lo dijo a los discípulos de ayer y nos lo dice a nosotros hoy: ¡vayan!, ¡vayan! Y ellos pueden salir, (lo hemos constatado en la 1ª lectura con Pablo) porque ya han experimentado la gracia y la alegría  del evangelio, como nos repite el Papa Francisco que afirma que la Buena Noticia de Jesús: “se experimenta, se conoce y se vive solamente dándola, dándose”.

Para nosotros es fácil examinarnos sobre el envío que Mc al final de su evangelio nos deja. Lo difícil es aprobar este examen, pero será posible si dejamos que la gracia de Dios actúe. “ Yofui alcanzado por Cristo Jesús". ¡Qué mejor oración que ésta de Pablo.

Al proseguir la lectura de Mc vemos que Jesús enumera y expresa ya lo que debemos llevar, no carguemos de cosas inútiles el hatillo de nuestro corazón:

-. Id y  anuncien la Buena Noticia a todas las gentes.

-. Id y al  que crea, bautícenle.

-. Id  y en mi nombre expulsen el mal.

-. Id y utilicen un nuevo lenguaje.

-. Id y sanen a los enfermos ungiéndolos en mi nombre.

Podríamos seguir enumerando hacia quienes sigue enviándonos hoy Jesús. Cada uno puede hacer su lista.

Recordando que Él los envió a todas las gentes. Y en ese “todos” de hace más de dos mil años estábamos también nosotros. Jesús nos señala también a no seleccionar quién es digno y quién no  de recibir su mensaje y su presencia. Él, abrazó siempre la vida tal cual se le presentaba. Llegaran con un rostro o con otro. Nunca preguntó por el cumplimiento de la Ley de Dios para actuar, simplemente actuó según la necesidad de toda persona que se acercaba a Él.

Nuestro mundo sigue teniendo muchísimas  necesidades y muchas veces aún sin saberlo siguen esperando un Salvador. Nosotros hemos tenido la gracia de ser encontrados por Él, de haber respondido con generosidad a su llamada, a veces con temor y temblor le hemos preguntado como Pablo. “¿Señor, qué quieres que haga?” Démonos tiempo y silencio para escucharle, porque a pesar de nuestras limitaciones y pecado, sigue contando con cada uno de nosotros. Amén