Sáb
18
Jun
2016
Sobre todo buscad el Reino de Dios y su justicia

Primera lectura

1ª Lectura: 2ª Crónicas 24, 17-25

Después de la muerte de Yehoyadá vinieron los jefes de Judá a postrarse delante del rey, y entonces el rey les prestó oído. Abandonaron la Casa de Yahveh, el Dios de sus padres, y sirvieron a los cipos y a los ídolos; la cólera estalló contra Judá y Jerusalén a causa de esta culpa suya. Yahveh les envió profetas que dieron testimonio contra ellos para que se convirtiesen a él, pero no les prestaron oído. Entonces el espíritu de Dios revistió a Zacarías, hijo del sacerdote Yehoyadá que, presentándose delante del pueblo, les dijo: “Así dice Dios: ¿Por qué traspasáis los mandamientos de Yahveh? No tendréis éxito; pues por haber abandonado a Yahveh, él os abandonará a vosotros”. Mas ellos conspiraron contra él, y por mandato del rey le apedrearon en el atrio de la Casa de Yahveh. Pues el rey Joás no se acordó del amor que le había tenido Yehoyadá, padre de Zacarías, sino que mató a su hijo, que exclamó al morir: “¡Véalo Yahveh y exija cuentas!”.
A la vuelta de un año subió contra Joás el ejército de los arameos, que invadieron Judá y Jerusalén, mataron de entre la población a todos los jefes del pueblo, y enviaron todo el botín al rey de Damasco, pues aunque el ejército de los arameos había venido con poca gente, Yahveh entregó en sus manos a un ejércitomuy grande; porque habían abandonado a Yahveh, el Dios de sus padres.
De este modo los arameos hicieron justicia con Joás. Y cuando se alejaron de él, dejándole gravemente enfermo, se conjuraron contra él sus servidores, por la sangre del hijo del sacerdote Yehoyadá, le mataron en su lecho y murió. Le sepultaron en la Ciudad de David, pero no le sepultaron en los sepulcros de los reyes.

Salmo

Sal 88, 4-5. 29-30. 31-32. 33-34 R. Le mantendré eternamente mi favor.

Sellé una alianza con mi elegido, jurando a David, mi siervo: «Te fundaré un linaje perpetuo, edificaré tu trono para todas las edades.» R.
«Le mantendré eternamente mi favor, y mi alianza con él será estable; le daré una posteridad perpetua y un trono duradero como el cielo. » R.
«Si sus hijos abandonan mi ley y no siguen mis mandamientos, si profanan mis preceptos y no guardan mis mandatos.» R.
«Castigaré con la vara sus pecados y a latigazos sus culpas; pero no les retiraré mi favor ni desmentiré mi fidelidad.» R.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 6,24-34

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero. - Por eso os digo: No estéis agobiados por la vida, pensando qué vais a comer o beber, ni por el cuerpo, pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros: ni siembran, ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? ¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados, pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los gentiles se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso. Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos. »

Reflexión del Evangelio de hoy

  • Se olvidaron del templo del Señor

Cara y cruz del reinado de Joás, dentro del largo relato de la historia del reino de Judá. Miserias y apostasías se entremezclan con diverso peso. Ha lugar, no obstante, a la palabra profética de Zacarías, hijo de Yehoyadá, que denuncia el alejamiento de Dios por parte de Joás, motivo por el que será castigado con la retirada del favor divino. Esta tímida voz profética es silenciada con la muerte. Los hechos que después se suceden se leen como castigos divinos, sobre todo la invasión siria, el saqueo de Judá y Jerusalén y el atentado directo contra el rey que fallece en su lecho en señal de venganza. Por olvidarse del honor de Dios y de su morada, el templo, éste ha entregado el gran ejército de Judá en manos del casi insignificante ejército sirio. Hasta en su momento final, Joás será deshonrado. No faltan episodios vergonzantes en la historia del pueblo elegido, pero sobreabundan los gestos de generosidad de Yahvé que sigue fiel a la alianza, a pesar de las infidelidades de sus hijos.

  •  Sobre todo buscad el Reino de Dios y su justicia

¡Cuánta belleza contiene esta página evangélica en la que se nos conmina a no perdernos nunca por las ramas, sino ir siempre a lo esencial! Claro que necesitamos de los recursos materiales para sobrevivir, y que debemos desarrollar nuestra propia industria o rutina para acopiarlos. Pero Jesús nos anima a priorizar los recursos del Reino para vivir en el caldo de cultivo de la confianza del Padre, el que cuida de todos. Nosotros, como antaño la comunidad de Mateo, nos desenvolvemos entre la fe y la desconfianza; de ahí el buscar un estilo de vida ajustado a lo que Dios quiere que nos haga capaces de ordenar nuestra existencia en la tensión del Reino de Dios y su justicia. Valemos más que los pájaros del cielo y los lirios del campo, a quienes Dios viste y alimenta; aún con fe poca, los seguidores de Jesús valemos mucho más que las criaturas aludidas por el Maestro.

Frente a la preocupación por las cosas necesarias para la subsistencia, el creyente deja constancia que se sabe amado por el Padre tal como Jesús nos lo indica. Porque, al fin y al cabo, lo valioso es vivir según la justicia del Reino, y el Padre Dios se encargará del resto. Cumplir esta palabra nos permite gozar de una libertad creyente que nos habilita para servir a los iguales y dar encanto a nuestra vida diaria en nombre del Señor.

Conocer nuestra debilidad ¿nos anima a necesitar el perdón?
¿Caemos en la cuenta que Dios es Padre y Padre providente?