Yo estoy contigo

Primera lectura

Lectura del libro del Éxodo 3,1-6.9-12

En aquellos días, Moisés pastoreaba el rebaño de su suegro Jetró, sacerdote de Madián. Llevó el rebaño trashumando por el desierto hasta llegar a Horeb, la montaña de Dios.

El ángel del Señor se le apareció en una llamarada entre las zarzas. Moisés se fijó: la zarza ardía sin consumirse.

Moisés se dijo:
«Voy a acercarme a mirar este espectáculo admirable, a ver por qué no se quema la zarza».

Viendo el Señor que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza:
«Moisés, Moisés».

Respondió él:
«Aquí estoy».

Dijo Dios:
«No te acerques; quítate las sandalias de los pies, pues el sitio que pisas es terreno sagrado».

Y añadió:
«Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob».

Moisés se tapó la cara, porque temía ver a Dios.

El Señor le dijo:
«El clamor de los israelitas ha llegado a mí, y he visto cómo los tiranizan los egipcios. Y ahora marcha, te envió al faraón para que saques a mi pueblo, a los hijos de Israel».

Moisés replicó a Dios:
«¿Quién soy yo para acudir al faraón o para sacar a los hijos de Israel de Egipto?».

Respondió Dios:
«Yo estoy contigo; y esta es la señal de que yo te envió: cuando saques al pueblo de Egipto, daréis culto a Dios en esta montaña».

Salmo

Sal 102,1-2.3-4.6-7 R/. El Señor es compasivo y misericordioso

Bendice, alma mía, al Señor,
y todo mi ser a su santo nombre.
Bendice, alma mía, al Señor,
y no olvides sus beneficios. R.

Él perdona todas tus culpas
y cura todas tus enfermedades;
él rescata tu vida de la fosa
y te colma de gracia y de ternura. R.

El Señor hace justicia
y defiende a todos los oprimidos;
enseñó sus caminos a Moisés
y sus hazañas a los hijos de Israel. R.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 11,25-27

En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo:
«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a los pequeños. Si, Padre, así te ha parecido bien.

Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».

Reflexión del Evangelio de hoy

  • «Aquí estoy »

El texto del libro del Éxodo es todo un paradigma de la fe. Hay un encuentro entre Dios que llama y el hombre que afirma su disposición: «Aquí estoy», aunque después, ante la misión, dude y tenga miedo. Por eso el Señor también reafirma «Yo estoy contigo». Moisés busca a Dios en el monte sagrado, se siente dichoso en su vocación, pero eso es sólo la primera parte de la fe. La segunda, la gran prueba, es la Misión. Y nunca estará solo.

La verdadera fe lleva siempre al compromiso y el Señor nos manda bajar adonde están nuestros hermanos los hombres y Él baja con nosotros.

  • «Has escondido estas cosas a los sabios y las has revelado a los sencillos»

La verdadera sabiduría no consiste en conocer muchas cosas, sino en valorar lo que de verdad da sentido a la existencia. Quizás por eso al hombre le cuesta tanto encontrar a Dios. Lo busca en sitios equivocados. Lo interpreta como un silogismo. Pero la fe no es un «saber» de Dios, sino un encuentro con el que Vive y llena de Vida el corazón del hombre.

Por eso Dios se hace accesible a los sencillos, a los humildes de corazón. Para eso se encarnó.

¿Soy consciente de la misión a la que Dios me envía?
¿Siento que Él siempre me acompaña, incluso en mis momentos de duda o temor?
¿Encuentro al Señor en mi vida o lo sigo buscando en sitios equivocados?