Mié
11
Jun
2014
Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 11, 21-26; 13 1-3

Cuando los de la iglesia de Jerusalén conocieron esta noticia, mandaron a Bernabé a Antioquía. Al llegar, Bernabé vio cómo Dios los había bendecido, y se alegró mucho. Animó a todos a que con corazón firme siguieran fieles al Señor. Porque Bernabé era un hombre bueno, lleno del Espíritu Santo y de fe. Y así mucha gente se unió al Señor.
Después de esto, Bernabé fue a Tarso en busca de Saulo, y cuando lo encontró lo llevó a Antioquía. Allí estuvieron con la iglesia un año entero, enseñando a mucha gente; y allí, en Antioquía, fue donde por primera vez se dio a los discípulos el nombre de cristianos.
En la iglesia de Antioquía había profetas y maestros. Eran Bernabé, Simón (al que también llamaban el Negro), Lucio de Cirene, Menahem (que se había criado junto con Herodes, el que gobernó en Galilea) y Saulo. Un día, mientras celebraban el culto al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: “Separadme a Bernabé y a Saulo para la tarea a la que los he llamado.”
Entonces, después de orar y ayunar, les impusieron las manos y los despidieron.

Salmo

Sal 97,1- 6 R. El Señor revela a las naciones su justicia

Cantad al Señor una canción nueva,
pues ha hecho maravillas!
¡Ha alcanzado la victoria
con su gran poder, con su santo brazo
El Señor ha anunciado su victoria,
ha mostrado su justicia
a la vista de las naciones;
ha tenido presentes su amor y lealtad
hacia el pueblo de Israel.
¡Hasta en el último rincón del mundo ha sido vista
la victoria de nuestro Dios

Cantad a Dios con alegría,
habitantes de toda la tierra;
dad rienda suelta a vuestra alegría
y cantadle himnos.
Cantad himnos al Señor al son del arpa,
al son de los instrumentos de cuerda.
Cantad con alegría ante el Señor, el Rey,
al son de los instrumentos de viento.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 10,7-13

Id y anunciad que el reino de los cielos está cerca. Sanad a los enfermos, resucitad a los muertos, limpiad de su enfermedad a los leprosos y expulsad a los demonios. Gratis habéis recibido este poder: dadlo gratis.
“No llevéis oro ni plata ni cobre ni provisiones para el camino. No llevéis ropa de repuesto ni sandalias ni bastón, pues el obrero tiene derecho a su sustento.
“Cuando lleguéis a un pueblo o aldea, buscad a alguien digno de confianza y quedaos en su casa hasta que salgáis de allí. Al entrar en la casa, saludad a los que viven en ella. Si la gente de la casa lo merece, la paz de vuestro saludo quedará en ella; si no lo merece, volverá a vosotros.

Reflexión del Evangelio de hoy

  • Exhortó a todos a seguir unidos al Señor

¡Qué sugerente me resulta este texto, lleno de la vida pastoral de la primera iglesia! Varias cosas llaman mi atención:

En primer lugar, desde la iglesia de Jerusalén, se envían misioneros allí donde hay personas que, después de su conversión, necesitan conocer más profundamente el mensaje y sobre todo la persona de Jesús.

En segundo lugar, la figura de Bernabé, del que se nos dice que “al llegar y ver la acción de la gracia de Dios, se alegró mucho”. Un hombre que sabía dónde estaba su alegría, su sentido de vida, su dirección. Y ahí está la razón de las muchas conversiones que se dieron: “como era hombre de bien, lleno de Espíritu Santo y de fe, una multitud considerable se adhirió al Señor” No se adhirieron por su facilidad para la comunicación, ni por sus títulos, sino porque era hombre de bien lleno del Espíritu Santo, y eso se trasluce.

El texto nos dice que Bernabé y Pablo estuvieron viviendo y evangelizando en esta comunidad durante un año. Los procesos de fe necesitan tiempo, no se trata de incorporar, a modo de barniz, unos cuantos ritos y tradiciones. Y donde hay una buena evangelización, surgen profetas y maestros, vocaciones al servicio de la vida y de la evangelización. No puede ser de otra manera.

Estas primeras comunidades no tuvieron más remedio que profundizar sobre lo que era y no era esencial en Jesús, ya que estaba integrada por personas que no procedían del judaísmo. Esto les obligó a centrarse en lo único esencial, Jesús, muerto y resucitado, defensor de la vida y de la dignidad humana.

Y de ahí, el nombre de cristianos. Este nombre, que se otorgó por primera vez en Antioquía, me hace pensar que esta comunidad pudo centrarse en lo esencial, Jesús, el Cristo, pudo anunciarle a él y no a sus propias normas y costumbres. Me habla de autenticidad y rectitud.
Todo un programa pastoral de actualidad para nuestra iglesia del siglo XXI ¿no les parece?

  • Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca

Jesús envía a sus discípulos a anunciar el Reino. E inmediatamente, les envía a realizar sus signos, porque para Jesús, el anuncio del Reino incluye palabras y obras. El mismo lo vivió así en su vida ordinaria.

Ambas cosas son inseparables e indispensables en la evangelización. Cuando los discípulos de Juan van a preguntar a Jesús si es él el que tiene que venir, Jesús les remite a los signos que ocurren a su alrededor (“los ciegos ven, los cojos andan…”) junto al anuncio del Reino (“y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia”).

La Palabra de Jesús, el encuentro con él, estuvo siempre acompañado de signos concretos: sanaba enfermedades, devolvía la dignidad a las personas, restauraba relaciones… Necesitamos volver a este tipo de comunidad en el que todo se vive de una forma más integrada y armónica, el anuncio de la Palabra y los signos de la cercanía de Dios, los sacramentos y los proyectos por la Justicia y la Paz.

Necesitamos dotar a la realidad de una clave de lectura desde la fe, y al mismo tiempo, hacer creíble el mensaje de Jesús con signos concretos.

Y todo ello desde la autenticidad de vida del predicador: sin oro ni plata, sin morral, sin recambios de sandalias o túnicas… solo con la alegría de lo que hemos recibido gratis.