Noticia

"La inteligencia artificial y el cambio en nuestra sociedad"

27 de noviembre de 2019

  El martes 26 de noviembre, en el aula magna del Convento San Esteban de Salamanca, se dio inicio a otro ciclo de conferencias, en el marco de las ya conocidas, "Conversaciones de San Esteban". La primera conferencia estuvo a cargo del profesor e investigador, Juan Manuel Corchado, titulada: "La inteligencia artificial y el cambio en nuestra sociedad".

  El título general de este nuevo ciclo de conferencias es: "Pensando nuestro futuro", y la primera conferencia mostró a la perfección el futuro que nos espera: un mundo interconectado y de algoritmos matemáticos que están condicionando nuestra vida. El profesor Corchado fue mostrando cómo se ha llegado, a través de décadas, a desarrollar lo que hoy se conoce con el nombre genérico de Inteligencia Artificial, es decir, algoritmos matemáticos, cada vez más precisos, que son capaces de interpretar, y no sólo de procesar, información de la más variada, siendo capaces de distinguir con precisión -inimaginable hace sólo unos años- todo un mundo de gustos, preferencias, valoraciones. Los usos son de los más variados, van desde el comercio electrónico, pasando por la banca, la medicina, las comunicaciones, educación hasta llegar a la seguridad de los Estados nacionales, de ahí la importancia de tener controlada toda la información que se genera (hemos conocido algún caso recientemente de conflicto entre un gigante de la comunicación y un Estado Nacional).

  Por ser un ciclo de conferencias, en diálogo entre la religión, las humanidades y la ciencia, la pregunta que el auditorio puso sobre la mesa, y que siempre queda ahí, es: qué pasa con la información que estamos entregando a diario, qué uso se le puede dar, ¿estamos más controlado de lo que pensamos? pero ¿podemos prescindir ya todo de esto? Si se utiliza la información para hacer el bien (medicina, por ejemplo), será, sin lugar a dudas, un gran avance para la civilización, pero si se invierte el vector, mirando hacia otros intereses, ¿qué futuro nos podría esperar? La ética siempre vuelve a interrogarnos.

San Esteban Comunicación