Unanimidad y comunión.

10 de Noviembre de 2016

Unanimidad y comunión.

Tesina de fr. José Alberto Hidalgo Alarcón OP presentada en el Instituto Teológico de Vida Religiosa de Madrid, con el títul: Unanimidad y comunión. Participación en las estructuras de gobierno en la Orden de Predicadores.

Tesina de fr. José Alberto Hidalgo Alarcón OP presentada en el Instituto Teológico de Vida Religiosa de Madrid, con el títul: Unanimidad y comunión. Participación en las estructuras de gobierno en la Orden de Predicadores.

Los objetivos de la investigación son los siguientes:

1) Presentar la unanimidad y comunión como ejes transversales en la identidad de la Orden de Predicadores como don del Espíritu a la Iglesia para la edificación de la comunidad eclesial y el Reino de Dios.

2) Aplicar a la Orden de Predicadores la perspectiva del origen canónico que tienen los institutos religiosos dentro de la Iglesia, proponiendo recuperar el tradicional amor a las constituciones, desde su estudio, identificándose con ellas, asimilando en su totalidad el espíritu y la intencionalidad del fundador adaptable a las cambiadas condiciones del mundo y la Iglesia.

3) Enfatizar en el valor de las constituciones como compendio de lo esencial de la Orden donde se plasma el espíritu propio, haciendo de ellas libros que renueven la vida, ya que la renovación es hacer vida esa letra impresa, prolongando en el hoy de la historia que es, el hoy de Dios, el estilo de vida y misión propio del fundador.

4) Exponer la forma de gobierno dominicano y su régimen comunitario donde tiene gran importancia la participación orgánica y mesurada de todos sus componentes para conseguir el fin propio de la Orden: la predicación del Evangelio.

5) Presentar el ideal dominicano como signo profético de comunión que no puede ser comprendido al margen del ideal de comunión, que evocando el modelo de la comunidad apostólica de los Hechos, no sólo es garantía de la estabilidad y permanencia de la predicación, sino concebir la comunidad misma como primer predicador: la domus predicationis, que hace de la práctica de la fraternidad el primer y más eficaz anuncio del Evangelio.

6) Sintonizar, destacar e irradiar el nuevo proyecto de misión de la Iglesia desde la exhortación apostólica Novo millenio ineunte, donde se nos llama a convertirnos a la comunión, ampliando y cultivando espacios de comunión desde la organización y participación descentralizada, siendo referencia de escuela de comunión, ya que sin espiritualidad de comunión, no hay misión.

Descargar texto